Un perro de presa causa heridas graves en la cara a una niña en Valencia

El perro que mordió a la niña, ayer, en Valencia./LP
El perro que mordió a la niña, ayer, en Valencia. / LP

La pequeña, de dos años, sufrió la mordedura cuando estaba en la casa de una vecina y un cirujano le ha reconstruido la mejilla en el Hospital Clínico

JAVIER MARTÍNEZValencia

Una niña de dos años sufrió graves heridas en la cara al ser mordida por un american stanford, una raza catalogada como potencialmente peligrosa, en una vivienda de un barrio conflictivo de Massamagrell. Los hechos ocurrieron sobre las 14.30 horas de ayer en circunstancias que investiga la Guardia Civil de esta localidad.

La menor se encontraba en la casa de una vecina cuando sufrió la grave dentellada en una de sus mejillas. La pareja de jóvenes que reside en el piso auxilió de inmediato a la pequeña y encerró al perro en una terraza, pero no pudo evitar el sorpresivo ataque canino.

Dos patrullas de la Policía Local de Massamagrell acudieron con urgencia al lugar tras ser avisadas de los graves hechos. La niña recibió una primera atención médica en el centro de salud de Massamagrell, donde la llevó su madre en brazos en el coche de un vecino, y luego fue trasladada en una ambulancia al Hospital Clínico Universitario. Tras ser sometida a una operación de cirugía estética para reconstruirle la mejilla izquierda, la menor continuaba anoche hospitalizada «con pronóstico reservado», según informaron fuentes médicas.

Los primeros agentes que llegaron al barrio de la Magdalena tuvieron que intervenir para apaciguar los ánimos de los familiares de la menor. El padre de la niña estaba muy alterado y quería matar con un cuchillo al american stanford, pero los policías locales impidieron que se acercara a la vivienda donde estaba encerrado el can. El hombre propinó un puñetazo a una puerta de cristal y se hizo un corte en la mano.

El ataque canino, los gritos de los vecinos y el dispositivo policial causaron un gran revuelo en la barriada. El dueño del perro se encontraba muy afectado por no haber podido evitar el ataque canino. Su novia también estaba muy nerviosa. El joven entregó a la Guardia Civil la cartilla de vacunación de su can, un documento que los agentes intervinieron para realizar las correspondientes diligencias, pero carecía del seguro obligatorio para la posesión de perros de razas catalogadas como potencialmente peligrosas.

El can fue trasladado al centro de recogida de animales que la Mancomunitat de l'Horta Nord tiene en la localidad de El Puig, donde fue examinado por un veterinario y permanecerá en cuarentena hasta que el juzgado se pronuncie. La niña había estado en otras ocasiones en la casa donde reside el dueño del american stanford sin que el perro se mostrara agresivo con la pequeña.

Contenido Patrocinado

Fotos