El Parlament, tenso por la cita a las bestias humanas

La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas, durante su intervención el miércoles en el pleno del Parlament. /Efe
La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas, durante su intervención el miércoles en el pleno del Parlament. / Efe

El vicepresidente de la Cámara, Josep Costa, e Inés Arrimadas protagonizan un agrio debate, y la oposición se queja por la «censura»

CRISTIAN REINO

La Cámara catalana llevaba tiempo en una especie de duermevela, muy acorde al tiempo político que vive la política catalana, en la que el Parlament apenas tiene actividad legislativa como consecuencia del bloqueo institucional. Pero el hemiciclo autonómico recuperó este miércoles la tensión que marcó la legislatura pasada y que tuvo su cota máxima en los debates del 6 y 7 de septiembre de 2017, cuando se aprobaron las leyes de la desconexión.

Durante la comparecencia del presidente de la Generalitat para dar cuenta de la remodelación en su ejecutivo, saltó la chispa, cuando la líder de la oposición, tomó su turno de palabra. Inés Arrimadas recordó algunas de las expresiones que había escrito Quim Torra en el pasado, como aquellas en las que llamaba a los catalanes castellanohablantes como «bestias con forma humana». El vicepresidente de la Cámara, Josep Costa (JxCat), que en esos momentos moderaba el debate, le cortó en seco. «Me parece que no vamos por el buen camino», dijo.

«Quien no va por el buen camino es quien dice que somos bestias con forma humana», se defendió la candidata por Cs en las generales. «¿Por qué me está interrumpiendo?», inquirió Arrimadas. «El reglamento obliga a tener un trato de respeto y cortesía hacia todos los miembros de la Cámara», replicó Costa. «Yo no estoy llamando al señor Torra bestia con forma humana. Es el señor Torra quien nos ha llamado a nosotros bestias con forma humana», apuntó la dirigente naranja.

A partir de ahí, al moderador se le fue el debate de las manos. Unos y otros portavoces empezaron a protestar en alto, Costa llamó al orden a diestro y siniestro y Arrimadas se quejó del «árbitro». La discusión sobre las «bestias taradas» no fue a más, pero sí dejó constancia de la queja de los grupos no independentistas (Cs, PSC, Comunes y PP) por la intervención de Costa, que recibió el calificativo de «censura» por parte de la bancada naranja.

Más información