Moreno Bonilla hará un discurso para un cambio «moderado» y con propuestas «por encima de cualquier ideología»

Juanma Moreno, lídre del PP -A/Ep
Juanma Moreno, lídre del PP -A / Ep

PP y Cs adelantan la estructura del nuevo ejecutivo, pero sin resolver si el área de Familia irá en solitario

CECILIA CUERDO

Juanma Moreno, líder del PP andaluz, lleva todo el fin de semana concentrado con su equipo para preparar el discurso que pronunciará este martes para ganarse el apoyo del Parlamento y ser investido como el primer presidente no socialista de la Junta de Andalucía esta misma semana. Una intervención de la que apenas ha trascendido que irá en la misma línea en la que hizo la pasada campaña electoral: «la necesidad de un cambio tranquilo y moderado en Andalucía». Eso sí, Moreno tiene muy presente que sus palabras deben dejar claro que las propuestas que haga tienen por objetivo «mejorar la vida de los andaluces por encima de cualquier ideología política».

El discurso se celebrará este martes a partir de las 12,30 horas, y más allá de la trascendencia política del debate que permitirá elegir al sexto presidente andaluz, la jornada se presenta caliente después de que el PP haya criticado el escrache que el PSOE tiene previsto desarrollar ante las puertas del Parlamento.

Las asociaciones feministas ya habían convocado con anterioridad una manifestación a las puertas de la cámara para defender los derechos de las mujeres y las leyes contra la violencia de género tras conocer el acuerdo suscrito entre los populares y la formación de ultraderecha Vox. Unas protestas alentadas además por los socialistas.

El PSOE llama a la «movilización contra la extrema derecha» este martes

El domingo trascendía una carta remitida por la todavía presidenta en funciones y secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, a los militantes, en los que llamaba «a la mayoría de progreso» a estar «movilizada contra la extrema derecha». Al mismo tiempo, en redes sociales, agrupaciones socialistas daban a conocer que han fletado autobuses para facilitar la asistencia a estas movilizaciones.

«Los escraches los tendrían que hacer en la puerta de la Moncloa», apuntó López, reprochando que el ejecutivo haya rechazado finalmente no abrir la reforma del modelo de financiación autonómica esta legislatura. «Díaz decía que con un gobierno socialista la reforma de la financiación autonómica se haría de forma rápida», subrayó, «y no sólo no es así, sino que se saca de la legislatura y se carga literalmente lo que ya se había avanzado con el gobierno de Mariano Rajoy».

Además, la número 2 del PP andaluz adelantó que el futuro presidente andaluz «será tenaz» a la hora de reivindicar el dinero que le corresponde a Andalucía pese a que Sánchez esté pisoteando esta tierra», en alusión a las inversiones conocidas que se han incluido en el borrador de los Presupuestos Generales del Estado.

Mientras los partidos se preparan para el debate de investidura, PP y Ciudadanos terminan de definir la estructura del nuevo equipo de gobierno, que el flamante presidente de la Junta detallará una vez tome posesión. De momento, sólo está confirmado que habrá 11 consejerías, de las que cinco serán para la formación naranja y seis para el PP. También que Juan Marín asumirá una vicepresidencia posiblemente con competencias en el área de Regeneración Democrática y lucha contra el fraude y la corrupción, «ya que son una de las señas de identidad de nuestra formación», según subrayó el propio líder de Ciudadanos Andalucía este lunes.

Asimismo, su formación tendrá el control de los departamentos de Educación, lo que incluye Formación y Universidad; Turismo, Deportes y Desarrollo Económico, que afectará a las competencias en empresas, autónomos y emprendimiento, justo «el motor para la creación de empleo y para incentivar la actividad económica». Por último, Ciudadanos se encargará además de gestionar las áreas de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, así como Justicia y Administración Local, aunque hasta que Moreno no tome posesión no se conocerá el nombre definitivo de las carteras y a sus titulares.

Este reparto supone que, en la práctica, el PP se quedará con las competencias en Hacienda, Administración Pública, Sanidad, Agricultura, Medio Ambiente, Fomento, Vivienda y Cultura. En el reparto de competencias avanzado por la formación naranja no se explica, sin embargo, cómo se encajará en la estructura de Gobierno la consejería exclusivamente de Familia que el PP acordó con Vox, y que la formación de ultraderecha rechaza que quede diluida con otras políticas, y que según el reparto dado a conocer, quedaría enmarcado junto a las competencias sanitarias.

 

Fotos