«Leonor, que la Santina guíe vuestros pasos»

La princesa Leonor, junto a los Reyes y la infanta Sofía. / Reuters

La primogénita de los Reyes debuta este sábado como Princesa de Asturias en Covadonga | Zarzuela ha elegido el simbólico lugar del Principado para la puesta de largo de la heredera de la Corona

COLPISACovadonga

«Es precioso ser testigos del encuentro en la Santa Cueva entre la Virgen de Covadonga coronada y la jovencísima Princesa de Asturias. Ante ella ponemos vuestro importante destino, alteza, como en su día se puso el de vuestro padre, hoy felizmente reinante. Que la Santina guíe vuestros pasos y que vuestra alteza crezca sana, sabia, santa y guapa, como aquí llamamos a las cosas y personas hermosas». Son las cariñosas palabras que el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, ha dirigido a Leonor de Borbón y Ortiz (Madrid, 31 de octubre de 2005) en el que es su primer viaje oficial a Asturias y en un entorno muy significativo, el de la Santa Cueva de Covadonga.

La visita comenzaba con cerca de media hora de retraso pero lo hacía por un motivo: la Familia Real, que había llegado a Cangas de Onís en helicóptero, se detuvo a hablar con los ancianos de una residencia que, claro, no salían de su asombro. A su llegada al Real Sitio de Covadonga, el estruendo de las gaitas y los aplausos de los cientos de curiosos, banderitas de Asturias y España en mano, no se hicieron esperar. Los cuatro han sido recibidos por el presidente de Asturias, Javier Fernández, el del Parlamento autonómico y el alcalde de Cangas de Onís.

La primogénita de los reyes Felipe y Letizia, primera en la línea de sucesión al trono desde el 19 de junio de 2014, ha debutado así en su papel de Princesa de Asturias en el Principado, ante la Santina y con motivo de los actos conmemorativos del XIII Centenario del Reino de Asturias, I Centenario de la Coronación Canónica de la Virgen de Covadonga y I Centenario de la creación del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga. Sigue, como ha recordado Montes durante la oración ante la Virgen, los pasos de su padre, quien en 1977 recibió en Covadonga sus atributos de Príncipe de Asturias. «Que María de Covadonga proteja a esta querida Familia Real en un momento decisivo y delicado para España», ha concluido el arzobispo en un discurso que ha hecho hincapié en el significado y la importancia que el enclave tiene para la monarquía española pues es «cuna de la realeza española en su secular historia». Tras sus palabras, el gaitero Ángel Hevia interpretaba el himno de la Virgen de Covadonga.

Sanz Montes ha hecho posteriormente entrega de la medalla conmemorativa del Centenario de la Coronación de la Santina a los Reyes y de las medallas de la Virgen de Covadonga a la princesa Leonor y la infanta Sofía.

La visita ha continuado con una misa solemne en la Basílica oficiada por el arzobispo de Oviedo y concelebrada por los arzobispos de Santiago de Compostela, Granada, Burgos y el cardenal Antonio María Rouco Varela, tras la que han saludado a los cinco expresidentes autonómicos asturianos.

A la salida, la Familia Real ha realizado una ofrenda ante la estatua del Rey Pelayo, que hace 1.300 años constituyó el Reino de Asturias, germen del de España. Acto seguido, visita al Museo de Covadonga y recepción en el Hotel Rey Pelayo. Ya por la tarde, la Familia Real visitará el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, donde Leonor dará nombre al nuevo mirador de la Princesa.

Arriba, los Reyes, junto a sus hijas, durante la misa en la Basílica. Debajo, la llegada de la Familia Real al Real Sitio de Covadonga. / Agencias

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos