Los bomberos dan por estabilizado el incendio de Llutxent

El Centro de Coordinación Operativa Integrada permite el regreso a sus casas de los vecinos de Pinet

D. GUINDO y AGENCIASValencia

El Consorcio de Bomberos de Valencia acaba de dar por estabilizado el incendio que desde lunes arrasa la comarca de la Vall d'Albaida. Así lo ha adelantado el 112 desde su Twitter oficial. Además, el Centro de Coordinación Operativa Integrada acaba de permitir el regreso a sus casas de los vecinos de Pinet.

Gandia, Llutxent, Pinet y, en menor medida, Ador, Barx y Quatretonda son los seis términos municipales que ya se han visto seriamente afectados por el terrible incendio declarado el lunes en la comarca de la Vall d'Albaida, el peor de los últimos seis años. De hecho, desde el fuego registrado en Chulilla en septiembre de 2012, que calcinó más de 5.700 hectáreas, la Comunitat no había vivido un siniestro de tal envergadura. Las llamas ayer ya habían arrasado más de 3.000 hectáreas -el fuego se ha extendido también por La Safor- y unos 40 inmuebles de las urbanizaciones de Montepino, Montesol y Las Cumbres de Gandia -diez de ellos han quedado en estado de ruina-, mientras que cerca de 3.000 residentes permanecen fuera de sus hogares y chalets de veraneo tras haber sido evacuados de urbanizaciones de Gandia, Barx y la localidad de Pinet entre el lunes y ayer ante la proximidad del fuego y el denso humo.

Los continuos cambios en la dirección del viento hacía prácticamente imposible que los más de 700 efectivos desplegados, entre forestales, bomberos y militares, y los 28 medios aéreos alcanzasen a controlar el incendio, que seguía avanzando, aunque con menor intensidad que el martes. Por la mañana se temía el avance del frente oeste hacia el término municipal de Pinet, localidad evacuada el martes, ante la existencia de varios «puntos calientes» y por las dificultades de acceso por tierra, según explicó el presidente del Consorcio de Bomberos de Valencia, Josep Bort.

Incendio de Llutxent

MUNICIPIOHECTÁREAS QUEMADAS
Gandia 948,6
Llutxent 840,6
Pinet 818,6
Ador 150,6
Barx 87,11
Quatretonda 11,5

Por la tarde, sin embargo, el frente más activo era el ubicado en el sur, el que amenaza a la población de Llutxent, y donde se concentraban todos los medios aéreos junto con buena parte de las unidades terrestres. Los especialistas esperaban que a última hora del día el viento girara a nordeste y tener algo más controlado el incendio. Sin embargo, desde el Consorcio Provincial indicaron que todavía no había sido posible ni perimetrar ni estabilizar el fuego, paso previo a catalogarlo como controlado.

A última hora del día, en el Puesto de Mando Avanzado se vivía un «optimismo moderado», según fuentes del 112. La previsión meteorológica para la noche era bastante positiva, con viento variable a flojo y humedad alta.

Al respecto, el presidente Ximo Puig señaló por la tarde que las predicciones sobre la evolución del incendio son «más favorables» y el horizonte es «un poco mejor» que el de la mañana, pero «aún hay una incertidumbre muy grande», dijo, al tiempo que pidió «gran prudencia» y «no hacer ningún alarde de triunfalismo».

En relación a los desalojados, el máximo mandatario destacó que la Generalitat y el Ayuntamiento de Gandia darán «el máximo apoyo» a quienes tengan una primera residencia afectada y les darán una solución habitacional de manera «inmediata». También garantizó que no se quedarán «en la calle».

El consistorio de la localidad, al respecto, habilitó dos puntos de realojo, el Espai Baladre y el Centro de Convivencia de Corea, e instaló en el primero de ellos un punto para que los vecinos afectados pudieran informase sobre la situación de las viviendas. Asimismo, el Ayuntamiento puso en marcha una brigada de veterinarios que recorren la zona del incendio para recoger a los animales. Además, la Administración local acordó ayer por unanimidad de los grupos municipales solicitar al Gobierno la declaración de emergencia de las zonas dañadas por el incendio, así como ayudas económicas por daños y la apertura de líneas de préstamos preferenciales subvencionadas por el ICO. Esta declaración se pide para la zona Marxuquera Alta y las urbanizaciones de Montesol, Montepino, Las Cumbres y la Ermita y «al resto de zonas de este municipio que resulten dañadas» por el incendio.

LAS CLAVES DEL MAYOR INCENDIO DEL AÑO

281,3
litros por metro cuadrado de lluvia acumula la zona del incendio en el último año hidrológico (desde el 1 de octubre), la mitad de los valores habituales, que ascienden a 539,7 litros.
Altas temperaturas
Las elevadas temperaturas de los últimos días han sido clave para alimentar el incendio. El lunes la zona afectada por las llamas rozó los 40 grados (registro contabilizado en Xàtiva), mientras que ayer el mercurio llegó a superar los 37.
Orografía
Las dificultades que los equipos de extinción han tenido para llegar al foco de las llamas ha sido otro factor clave para que se extienda el incendio. Barrancos y caminos escarpados han convertido en misión casi imposible atajar el fuego.
Viento
Rachas de viento que el lunes rozaron los 50 kilómetros por hora en la zona del siniestro alimentaron las llamas y aceleraron su expansión. Durante el día de ayer amainó la intensidad, aunque los cambios de dirección también dificultaron las tareas
560
descargas procedentes de rayos se registraron el lunes en la Comunitat, especialmente en el interior de Valencia. El origen del fuego de Llutxent apunta a un rayo latente.
Parajes naturales
El Surar, un emblemático paraje natural de la zona se ha visto seriamente afectado por las llamas y ha generado un tremendo malestar entre los vecinos de Pinet. También corre peligro el paraje natural de Parpalló-Borrel y el barranco de Lloret
Intenso humo
La peligrosidad de los incendios forestales no sólo radica en las llamas. El intenso humo ha sido el factor clave para que se hayan llevado a cabo mucho de los desalojos. Mayores, niños y personas con problemas respiratorios, víctimas potenciales.
Varios frentes
Los servicios de Emergencias han tenido que dividir fuerzas para actuar sobre los distintos frentes que se extendían por el zona amenazada por las llamas. Dos de ellos, uno por el norte y otro por el sur, preocupaban especialmente ayer.

Labores de reconocimiento y atención

Durante la noche han estado trabajando los medios terrestres en las zonas aun activas y «sin descanso», ayudados por la lluvia que cayó, aunque poco intensa, y la humedad alta, así como por drones que forman parte del operativo de extinción y que han sobrevolado todo el área del incendio.

Los drones han realizado un reconocimiento de puntos calientes con cámara térmica coordinados con la unidad de prevención de incendios forestales de la Conselleria de Agricultura de la Generalitat, para determinar las temperaturas que alcanzan, por si fuera necesaria la intervención de los bomberos.

Cruz Roja también ha atendido a más de 300 vecinos de las poblaciones afectadas por el fuego y ayer mantenía abiertos tres de los seis albergues provisionales que puso el martes en funcionamiento.

Por otra parte, Greenpeace reclamó ayer una mayor planificación para evitar episodios de emergencia social ante grandes incendios forestales como el de Llutxent. Creen que el modelo basado sólo en la extinción no se centra en las causas que propagan las llamas.

 

Fotos