El imán de Ripoll animaba a «matar a infieles», según la hermana de uno de los terroristas

Indican el nombre de Mohamed Hychami en una lista de pagos de mantenimiento de la mezquita de Ripoll. /Pau Barrena (AFP)
Indican el nombre de Mohamed Hychami en una lista de pagos de mantenimiento de la mezquita de Ripoll. / Pau Barrena (AFP)

«Sus sermones resultaban radicales, ya que hablaba abiertamente y por el altavoz de la yihad y de la lucha armada», aseguró a los Mossos

EFEMadrid

La hermana de dos miembros de la célula de Ripoll (Gerona) confesó ante los Mossos d'Esquadra que el imán Es Satty, presunto cerebro de los atentados del 17A y muerto en la explosión de Alcanar (Tarragona), «hablaba abiertamente» en la mezquita de dicha localidad «de la yihad» y de que «había que matar a los infieles».

Así se desprende de la declaración que prestó ante los Mossos días después a los atentados de Las Ramblas y Cambrils (Tarragona) del 17 de agosto de 2017 y que obra en el sumario que instruye el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, al que ha tenido acceso Efe. Durante la ronda de declaraciones al entorno más cercano de los miembros de la célula, los Mossos se interesaron por Abdelbaki Es Satty, a quien muchos de los familiares apuntaron como el culpable de la radicalización de los jóvenes.

La hermana de Driss y Moussa Oukabir, el primero en prisión y el segundo abatido en Cambrils, fue una de las que señaló al que fuese imán de la mezquita nueva de Ripoll hasta junio del año pasado. Dijo que «sus sermones resultaban radicales, ya que hablaba abiertamente y por el altavoz de la yihad y de la lucha armada, por la cual había que matar a los infieles».

Explicó que su hermano Moussa solía frecuentar «con asiduidad» la mezquita con Omar y Mohamed Hichamy, también abatidos en Cambrils, quienes tenían «buena relación» con el imán, aunque desconocía si se vio con Es Satty en momentos distintos a la oración. Y aunque «mostró su extrañeza» cuando se enteró por televisión de la conexión de Driss, en prisión desde el pasado 22 de agosto, con los atentados, de Moussa solo dijo «que tenía amistades en Ripoll y Marruecos, haciendo mención especial a los dos hermanos y vecinos, Omar y Mohamed Hichamy».

Según su versión, el imán de Ripoll se marchó de la localidad a principios de julio, probablemente a Alemania o a Marruecos, según se comentaba en el pueblo.

En el marco de la investigación por los atentados, la Guardia Civil también interrogó a un compañero de celda de Es Satty -el imán estuvo en prisión en Castellón entre 2010 y 2014 por tráfico de drogas-, que aseguró que éste dirigía los rezos en el centro penitenciario, a los que asistían unos cinco o seis presos, entre ellos uno conocido como «Ben Laden», aunque el testigo desconocía por qué le llamaban así.

Paralelamente, un testigo protegido declaró ante los Mossos que en una conversación con un menor de edad de Ripoll éste le dijo que justificaba los actos cometidos por los terroristas del 17A porque el imán les había amenazado con matar a sus familias. Los Mossos localizaron al menor y, ante los agentes, el chico no corroboró este extremo y se limitó a asegurar que asistía una vez por semana a las clases de Es Satty, que eran «de lo más normal» y que le gustaba mucho cómo las impartía. Aseguró que nunca coincidió en las clases con los miembros de la célula y alegó que sólo habló con el imán en la mezquita.

Sobre Es Satty, la Guardia Civil también ha remitido un informe al juez en el que detalla que ejerció como imán en una mezquita de Diegem, a las fueras de Bruselas, entre octubre de 2015 y abril de 2016, y que regresó a dicha localidad en marzo de 2017, donde permaneció dos días. Para estos viajes y durante su estancia en Bélgica, el imán contó con la colaboración de varios individuos a los que la policía belga ya ha interrogado como testigos, quienes gestionaron la compra de los billetes de avión y el alojamiento de su último viaje al país.

Allí también se trasladó a principios de 2017 Mohamed Houli Chemlal, en prisión tras sobrevivir a la explosión de Alcanar, en búsqueda de trabajo; así como el terrorista de Las Ramblas, Younes Abouyaaqoub, Yousef Aalla -fallecido en Alcanar- y Mohamed Hichamy, estos últimos entre el 27 y el 28 de diciembre de 2016.

 

Fotos