La Guardia Civil investiga el presunto asesinato de un hombre en Murcia

La Guardia Civil investiga el presunto asesinato de un hombre en Murcia

El cadáver fue hallado después de que se iniciara un rastreo en torno a un coche que llevaba parado varios días en la zona

RICARDO FERNÁNDEZ y RAÚL HERNÁNDEZ

La Policía Judicial de la Guardia Civil ha iniciado una investigación para tratar de esclarecer las circunstancias de la muerte de un varón, cuya identidad no ha trascendido y cuyo cuerpo fue hallado en el mediodía de este miércoles en el cauce del río Guadalentín con evidentes signos de violencia. A falta del informe de la autopsia, en el que se deben determinar con precisión las causas del fallecimiento, todo apunta a que ha sido asesinado.

El hallazgo del cuerpo se produjo en torno a la una de la tarde, según fuentes próximas a la investigación, después de que un vecino de la zona alertara de que había un coche en el cauce del río que no había sido movido desde, al menos, el pasado lunes, por lo que especulaba con la posibilidad de que al conductor le hubiera pasado algo o de que el vehículo fuera robado y hubiera sido abandonado en ese lugar.

Una patrulla de la Guardia Civil de Totana se desplazó hasta la zona indicada, conocida como el Camino Hondales, y constató que allí se encontraba el automóvil descrito, por lo que comenzaron a rastrear la zona en busca de alguna pista. A unos pocos metros se toparon con el cuerpo de un hombre, que a simple vista mostraba lesiones violentas. Los guardias civiles alertaron a sus compañeros de la Policía Judicial y al juzgado de guardia de Totana, cuyo titular se encargó de coordinar el levantamiento del cadáver.

Exhaustiva inspección

La inspección ocular en la zona se prolongó durante largas horas, debido a las dificultades que ofrece para el posible hallazgo de pistas, al tratarse de un cauce repleto de matorrales de gran altura y en el que además se acumula la basura, por lo que cualquier vestigio puede pasar fácilmente desapercibido.

Todas las hipótesis están abiertas en este momento, pues por el momento se desconoce si el fallecido llegó al lugar conduciendo el coche o bien fue trasladado hasta allí por otras personas, que habrían sido quienes le habrían dado muerte. Tampoco es descartable en este momento, según las mismas fuentes, que hubiera podido morir en otro lugar y ser más tarde trasladado hasta el cauce del Guadalentín.

Este miércoles por la noche no habían trascendido datos sobre la identidad de la víctima ni sobre su nacionalidad.

Este es el segundo cadáver hallado en una rambla en lo que va de semana, después de que el pasado viernes se encontrara el cuerpo de un vecino del municipio de Fuente Álamo en el cauce de la rambla del Fraile, a la altura del barrio de Villa Conesa.

El cadáver, que se encontraba semioculto entre los arbustos que abundan en ese tramo del cauce, fue descubierto por un vecino que paseaba por la zona, quien avisó a la Policía Local.