El Gobierno y la Generalitat contemplan abrir una mesa de diálogo entre partidos sobre Cataluña

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo./EFE
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo. / EFE

Moncloa matiza que ese foro, que ya intentó abrir el líder del PSC con poco éxito, no sería de ámbito nacional sino autonómico

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

El Gobierno vería con buenos ojos que se abriera un «espacio de diálogo» entre partidos para tratar de poner sobre la mesa «una propuesta política sobre el futuro de Cataluña». Una mesa que, según matizan fuentes gubernamentales, no sería de ámbito nacional sino autonómico. Es el principal resultado de la reunión que ha mantenido esta mañana en Madrid la vicepresidenta, Carmen Calvo, con el vicepresidente y la portavoz de la Generalitat, Pere Aragonès. Pero, de momento, todo se queda en un mero enunciado sin traslación concreta.

Las conversaciones entre el Ejecutivo de Pedro Sánchez y el de Quim Torra se enfrentan a una dificultad objetiva y es que el hecho de que utilicen unas mismas palabras no implica que estén de acuerdo en su significado. Es lo que ya ocurrió con el comunicado conjunto que ambos emitieron el pasado 20 de diciembre tras reunirse en el Palacio de Pedralbes. Donde uno lee algo parecido a 'profundizar en el autogobierno' el otro intepreta 'avanzar hacia la autodeterminación'.

A diferencia del aquel encuentro, en esta ocasión no ha habido comparecencias ante la prensa para exponer o matizar conclusiones y ambas partes se han limitado a emitir un nuevo texto pactado del que, en todo caso, cabe deducir que el ejecutivo catalán no da por rota la comunicación. «Hemos avanzado en el desarrollo del contenido de la declaración conjunta de Pedralbes», reza el primero de los tres puntos.

El segundo punto es el mollar, pero aun así resulta ambiguo. «Se valora la posibilidad de establecer dos espacios de diálogo diferenciados: uno entre Gobiernos a partir de la comisión bilateral Estado Generalitat y otro entre partidos, todavía por concretar». En el tercero, se informa de que la semana próxima Calvo, Aragonès y Artadi volverán a reunirse en Barcelona para tratar de aterrizar sobre el terreno y fijar fechas.

Nuevo Estatuto

En Moncloa insisten en que lo que se aborde en la comisión bilateral serán asuntos relativos al «día a día» de los catalanes, como se ha venido haciendo hasta ahora. Se trata de encuentros de cooperación institucional sobre asuntos como infraestructuras, acción exterior o inmigración, entre otros, tasados ya en el Estatuto de Cataluña. Y, sobre la mesa política, no avanzan más.

Sánchez lleva semanas advirtiendo a los independentistas -y volvió a hacerlo ayer en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo- de que lo primero que deben hacer es reconocer que no hay una mayoría social a favor de la independencia y que el diálogo, más que con el Gobierno, tiene que ser entre catalanes que piensan distinto. Dicho de otro modo, lo que hace es invitar a negociar en el Parlament una reforma del Estatut, que requeriría el apoyo de al menos dos tercios de la cámara autonómica (90 diputados).

Calvo ha reiterado esta mañana la idea en una entrevista en Antena 3. «La negociación es esta: que el Gobierno de Cataluña entienda que su día a día son los problemas de los catalanes y que no tienen mayoría social para un empeño de romper España, que tienen que repetar no sólamente a los otros partidos sino al resto de los catalanes que no son independentistas», ha dicho.

El pasado noviembre, Torra ya trató de reunir en el Palau de la Generalitat una mesa de diálogo, a prouesta del líder del PSC, Miquel Iceta. La experiencia no fue precisamente fructífera. Además de que tanto Ciudadanos como el PP y la CUP evitaron participar, la cita sólo sirvió para constatar profundas diferencias.

 

Fotos