España llega a un acuerdo con Europa y acogerá a 60 inmigrantes del 'Aquarius'

Fotografía cedida por la ONG SOS Mediterránée muestra a varios inmigrantes rescatados abordo del barco de rescate Aquarius en el Mediterráneo el 10 de agosto del 2018. / EFE I EP

Los rescatados recalarán en Cataluña después de que Torra ofreciese los tres puertos de la comunidad para su desembarco

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

España atenderá finalmente la llamada del 'Aquarius' y acogerá a 60 de los 141 inmigrantes rescatados por el buque humanitario el pasado viernes frente a las costas de Libia. El Gobierno de Pedro Sánchez llegó a un acuerdo «pionero» con otros cinco países del bloque comunitario para repartirse la acogida de los migrantes a bordo del barco fletado por SOS Méditerranée y Médicos Sin Fronteras y de otras 114 personas salvadas por las autoridades maltesas en los últimos días. Todos ellos desembarcarán en las próximas horas en el puerto de La Valeta, habilitado como centro logístico de la operación. Desde allí, los 255 rescatados se distribuirán entre Francia, que se ha prestado a acoger a 60 personas; Alemania y Malta, que recibirán a 50 cada uno; Portugal, que hará lo mismo con otros 30; y Luxemburgo, a quien le corresponden a cinco.

«Es la primera operación de este tipo de distribución entre varios estados europeos», apuntaron desde el Ejecutivo socialista, en una fórmula que recuerda a las cuotas que diseñó Bruselas para resolver la crisis migratoria de 2015. No obstante, este mecanismo fue incumplido por la Unión Europea (UE) y el sistema fracasó. Desde entonces los Veintiocho han sido incapaces de pactar una solución permanente que permita repartir de forma justa y equilibrada a los inmigrantes y resuelva las carencias del reglamento de Dublín.

Pero la presión para que logren ese acuerdo definitivo aumenta ahora. El comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, admitió ayer que no se puede confiar en «arreglos ad hoc» y abogó por que todos los países de la UE se comprometan con soluciones sostenibles. El tema volverá a estar sobre la mesa con toda probabilidad en la próxima cita de mandatarios europeos el 20 de septiembre en Salzburgo (Austria).

Allí, Pedro Sánchez hará de nuevo frente común con la canciller Angela Merkel y el presidente francés, Enmanuelle Macron, para que se establezcan cuotas obligatorias a cada socio comunitarios. «Ningún país puede liberarse del desafío migratorio», le advirtió la mandataria alemana al primer ministro italiano, Matteo Salvini, ante su insistencia en dar portazo continuo a la acogida de refugiados. Merkel y Sánchez se reunieron este fin de semana en Doñana para esbozar su propuesta migratoria de cara al próximo Consejo Europeo. Con Macron, el presidente español comparte la propuesta de crear centros cerrados en los que los inmigrantes permanezcan mientras se tramita su derecho a asilo.

Este lunes el Ejecutivo se distanció de la acogida de las personas rescatadas por el 'Aquarius' alegando que España «no es el puerto más cercano» y, por lo tanto, tampoco el «más seguro», si se atiende el criterio del Derecho Internacional, para acoger a las personas rescatadas la semana pasada frente a las costas de Libia. Sin embargo, 24 horas después el Gobierno confirmó que había negociado «desde el primer minuto» una solución conjunta con la Comisión Europea.

El ofrecimiento de Torra

En ese 'impasse' de tiempo, el presidente catalán, Quim Torra, ofreció abrir los puertos de Palamós (Gerona), Vilanova (Barcelona) y San Carlos de la Rápita (Tarragona) para acoger al 'Aquarius' y sus tripulantes. El ofrecimiento era simbólico en tanto que la Generalitat no tiene competencias en inmigración. «Pero el Gobierno ha hablado con Cataluña y está dispuesta a acoger a los migrantes que España va a recibir», corrigió la vicepresidenta, Carmen Calvo.

Más información:

Contenido Patrocinado

Fotos