La exhumación en seis preguntas

Flores en la tumba de Franco./Reuters
Flores en la tumba de Franco. / Reuters

La operación será muy simple, no necesita de forenses y durará menos de una hora

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Los detalles de la exhumación de Francisco Franco cada vez están más claros. Ahora sí, casi todas las preguntas que se vienen planteando desde que surgiera el debate hace siete años tienen respuesta.

¿Por qué está Franco enterrado en el Valle de los Caídos?

El dictador nunca pidió ni ordenó ser sepultado en el monumento reservado a los fallecidos durante la Guerra Civil. Su intención era ser enterrado en el panteón de su familia en el cementerio de Mingorrubio, cercano al Palacio de El Pardo. Pero nunca dejó escrita su última voluntad. La inhumación en el Valle de los Caídos fue decidida a contrarreloj por el entonces presidente del Gobierno, Carlos Arias Navarro, que encargó la reforma exprés para preparar la tumba. Una posterior orden del rey Juan Carlos fijó el monumento como destino final de los restos.

¿Cuándo será la exhumación?

El Gobierno estima que podrá exhumar los restos antes de finales de año, según ha informado la vicepresidenta Carmen Calvo. El real decreto ley aprobado entrará en vigor 24 horas después de su publicación en el BOE. A partir de ese momento, el Congreso de los Diputados tiene un plazo de 30 días para convalidarlo o rechazarlo. Sin embargo, al ser un decreto ley el Ejecutivo puede empezar a implementar medidas de aplicación. El Consejo de Ministros de la semana que vienen aprobará un acuerdo de incoación, dando quince días a los interesados para hacer alegaciones.

¿Qué puede hacer la familia Franco?

Como parte interesada puede o no presentar alegaciones contra la exhumación, aunque, ya avisan los expertos, éstas no van a prosperar salvo sorpresa mayúscula, ya que el Gobierno va a blindar la exhumación a posibles recursos con el decreto ley.

¿Qué pasa si la familia se niega a hacerse cargo de los restos?

El Gobierno ya ha previsto esta contingencia. El Ejecutivo, según el proyecto aprobado, decidirá la nueva ubicación de los restos de Franco en un «lugar digno y respetuoso» si la familia rechaza hacerse cargo del cadáver del general.

¿Cómo será la exhumación?

Todos los expertos consultados coinciden en que será «sencillísima y rapidísima». El proceso puede durar una hora y la única dificultad mínima es levantar la losa de 1.500 kilos que cubre la tumba, un trabajo «muy fácil». Se trata de una losa 20 centímetros de grosor, 1,26 metros de ancho y 2,26 de largo. Una vez descubierto el enterramiento, bastaría trasladar en un carro el sarcófago desde el crucero, a través de la nave y el atrio, hasta la explanada exterior para cargarlo en un furgón fúnebre. Un recorrido de apenas 200 metros. La tarea de sacar el féretro, en principio, corresponderá a los servicios funerarios del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, término en el que se ubica el valle.

¿Quién estará presente?

En principio en este tipo de traslados -muy habituales en los cementerios de todo el país- bastaría con la presencia de un notario para dar fe de la exhumación y el posterior traslado. No sería necesaria la presencia de un forense al existir un certificado de defunción. No obstante, dada la relevancia de la exhumación, no se descarta que pudiera estar también supervisada por una autoridad judicial (juez o secretario judicial) del partido judicial de San Lorenzo de El Escorial. La familia y sus representantes legales tienen derecho a estar presentes y a reclamar la apertura del sarcófago si así lo desean.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos