El constitucionalismo recupera la alcaldía de Pamplona

Enrique Maya (Navarra Suma)./
Enrique Maya (Navarra Suma).

Los nacionalistas amenazan las intenciones de la socialista Chivite de hacerse con la presidencia del Gobierno de Navarra

PABLO OJERPamplona

Cuatro años, una legislatura, ha bastado para que el constitucionalismo vuelva a gobernar en Pamplona. Enrique Maya, candidato de la coalición Navarra Suma, que integra a UPN, al PP y a Ciudadanos, resultó este sábado elegido nuevo alcalde de la capital navarra después de que los socialistas decidieran, como ya venían anunciando, que se votarían a sí mismos antes que apoyar a la segunda fuerza, Bildu.

El otro candidato, el independentista y hasta ayer alcalde de la ciudad, Joseba Asirón, consiguió sumar los votos de los nacionalistas de Geroa Bai, marca navarra del PNV. Pero los 13 representantes, sobre 27, que logró la coalición constitucionalista de Navarra Suma fue suficiente para que Enrique Maya se convirtiera en el nuevo alcalde de Pamplona.

Ya desde las primeras palabras del nuevo alcalde de Pamplona, Enrique Maya, se notó que el cambio que va a vivir la ciudad en los próximos cuatro años va a ser profundo. Sus primeros pensamientos fueron para las víctimas del terrorismo, especialmente para el que fuera concejal regionalista en Pamplona, Tomás Caballero. «Esta alcaldía se pone al frente de la reivindicación de la memoria dignidad y justicia para las víctimas», expresó Maya en su discurso de investidura. El gobierno anterior ni se atrevió a condenar el terrorismo.

Y otra muestra del cambio que vive la ciudad fue la imagen del nuevo alcalde paseando tranquilamente por las calles de Pamplona nada más tomar posesión de la vara de mando. recibió gritos e insultos, pero también recibió muchos aplausos y felicitaciones. Hace ocho años, cuando Enrique Maya fue alcalde de Pamplona por primera vez, habría sido impensable un paseo así.

Reflejo en el Gobierno

A pesar de que en todo momento la socialista Maite Esporrín había asegurado que nunca hablarían, pactarían o votarían con Bildu, el enfado entre los nacionalistas fue evidente en la jornada de ayer. Y no solo por lo sucedido en Pamplona, sino porque la decisión de los socialistas de votarse a sí mismos en todos los ayuntamientos navarros, hizo que Navarra Suma se hiciera con los principales municipios de la Comunidad Foral.

En la mayoría de los ayuntamientos navarros, la alternativa a Navarra Suma pasaba por la unión de los votos de socialistas, nacionalistas e independentistas. Y los socialistas no respaldaron la presencia de Bildu en esas alternativas.

Nadie duda de que lo sucedido en los ayuntamientos navarros puede influir en las negociaciones que comenzarán este mismo lunes para ir definiendo quién gobernará en Navarra. Los nacionalistas ya han avisado: «Rl PSN tendrá que explicar muy bien qué ha hecho para que podamos recuperar la confianza que tanto nos pedía para respaldar a María Chivite».

Y esas explicaciones, si las da, tendrán que llegar pronto porque este miércoles se constituye la Mesa del Parlamento de Navarra. Y la candidata de Bildu a la presidencia de Navarra, Bakartxo Ruiz, ya alertó el pasado viernes de que «lo que resulte de la constitución de los ayuntamientos y de la Mesa del Parlamento·, marcará su decisión »sobre la investidura de los socialistas».