Detenido un jefe de Protección Civil en Cantabria por quemar el monte

Un hidroavión descarga el agua sobre el incendio que afectó al municipio de Ramales de la Victoria (Cantabria). / EFE

La Guardia Civil le considera presunto responsable de uno de los fuegos más virulentos registrados en los últimos días en la comunidad autónoma

EFESantander

La Guardia Civil ha detenido al jefe de voluntarios de Protección Civil en Ramales de la Victoria (Cantabria) como supuesto causante del incendio forestal que se produjo en la sierra de La Alcomba, en ese municipio, donde se quemaron más de 130 hectáreas de arbolado y monte bajo. El detenido, que manifestó ante los agentes que era inocente, quedó en libertad tras prestar declaración a la espera de pasar a disposición judicial.

Según ha informado el Instituto Armado, el hombre, de 26 años y natural de Santander, fue detenido este miércoles y el alcalde de Ramales de la Victoria, Cesar García, ha anunciado que será expulsado de la agrupación de voluntarios de Protección Civil, que depende del Ayuntamiento. Cesar García ha reconocido que ha sido «un golpe» para él, en lo personal, y para el Ayuntamiento la detención de este joven, que se ofreció para trabajar voluntariamente en la agrupación, de la que era el responsable.

El hombre fue detenido por su presunta vinculación con ese incendio, que ha sido uno de los más virulentos y los que llevó a una mayor intervención de los efectivos que trabajaron en los fuegos registrados durante cinco días en Cantabria y que obligó al traslado a la región de la Unidad Militar de Emergencias. La investigación que ha llevado a la detención de este hombre fue iniciada por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Ramales de la Victoria que, tras la colaboración ciudadana, tuvieron «fundadas sospechas» sobre la posible vinculación del detenido con el incendio en ese municipio.

Durante sus indagaciones, los agentes del Seprona comprobaron que el hombre entró en contradicciones sobre el lugar donde se encontraba en el momento de producirse el incendio de la sierra de la Alcomba, que comenzó la noche del 17 al 18 de febrero. Las pesquisas realizadas y las diferentes pruebas conseguidas llevaron a la detención este miércoles, a las 21:00 horas, de ese hombre, que fue citado como sospechoso en las dependencias de la Guardia Civil de Ramales de la Victoria.

Según han informado a Efe fuentes del Instituto Armado, el hombre fue interrogado anoche, acompañado de su abogado, por la Guardia Civil en sus dependencias de Ramales de la Victoria y puesto en libertad con cargos. Tras el interrogatorio, la Guardia Civil continúa con las diligencias de este caso que remitirá al Juzgado de Laredo que esté de guardia en ese momento, aunque ninguno de los dos que hay en esa localidad ha recibido aún ningún informe sobre este asunto, según han confirmado a Efe fuentes judiciales.

El equipo de investigación del Seprona de la Guardia Civil de Cantabria, como hace en cada incendio que se sospecha que es intencionado, realizará un informe técnico para determinar su desarrollo, las causas o métodos utilizados u otros factores de interés.

Otros investigados

Este jefe de los voluntarios de Protección Civil de Ramales es el tercer hombre investigado en Cantabria como presunto autor de los incendios forestales que registró la comunidad autónoma desde el jueves, 14 de febrero, hasta la madrugada del martes, 19 de febrero, con casi 200 focos en más de la mitad de los municipios de la comunidad autónoma. Los otros dos hombres están siendo investigados, uno de 35 años por su presunta relación con un incendio en El Tojo, en el municipio de Los Tojos, y otro, de 39 años, por otro en San Roque de Río Miera.

La Guardia Civil continuará con las investigaciones de los incendios, que se consideren intencionados, y las actuaciones preventivas para intentar evitar otros nuevos. Según recuerda el Instituto Armado, la información que tengan los ciudadanos pueden facilitarla a la Guardia Civil al teléfono 062 o a las patrullas que se encuentren en los lugares de los incendios.