El centro derecha avanza en votos a costa de la caída de PSOE y Unidos Podemos

Los socialistas aventajan en diez puntos al PP, mientras que Vox registra un tímido avance desde el anterior sondeo y se quedaría en el 3,7% de los sufragios

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

El primer barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) realizado tras las elecciones andaluzas ofrece sensaciones contradictorias a izquierda y derecha. El PSOE se mantiene como primera fuerza política en intención de voto, pero la suma de Partido Popular, Ciudadanos y Vox recorta distancias de forma significativa a la de socialistas y Unidos Podemos. Un factor que ha puesto en bandeja un gobierno conservador en Andalucía tras casi cuatro décadas de ejecutivos del PSOE, y que podría repetirse a escala nacional tras las próximas elecciones generales.

El estudio realizado en el mes de diciembre da de nuevo mayoría al bloque progresista formado por socialistas, Unidos Podemos y Compromís. Las tres formaciones suman un 43,8% de los votos, lo que supone una perdida de hasta 5,4 puntos respecto al resultado anterior. Por el contrario, el centro derecha incrementa sus apoyos desde el 39,8% al 40,7% de los sufragios. La situación, si se tiene en cuenta el margen de error, se queda en empate técnico entre ambos bloques ideológicos.

Por partidos, si los comicios se celebrasen hoy, los socialistas se mantendrían como opción más votada con un 28,9% de los sufragios, 9,8 puntos porcentuales más que el PP. Pero no todo son buenas noticias para el partido del Gobierno, que mantiene una tendencia a la baja y obtiene sus peores resultados del CIS desde que Pedro Sánchez aterrizó en la Moncloa tras el triunfo de la moción de censura contra Mariano Rajoy en junio. En un mes, el PSOE se ha dejado por el camino 2,3 puntos en intención de voto.

Los populares se estancan en el mismo 19,1% de los sufragios que le adjudicó la encuesta de noviembre. No obstante, hay una nota positiva. La formación presidida por Pablo Casado se afianza como segunda fuerza política, una posición por la que peleaba codo con codo con Ciudadanos hasta hace dos meses. Los liberales de Albert Rivera bajan tres décimas con respecto al anterior barómetro y cosecharían un 17,9% de los votos.

La cuarta posición es para Unidos Podemos, que vuelve a salir el peor parado entre los grandes partidos. Los sondeos llevan meses castigando a la coalición liderada por Pablo Iglesias y en esta ocasión el CIS lo hace aún con más fuerza. Podemos y sus confluencias caen 3,1 puntos, hasta el 14,9%.

A las puertas del Congreso

Una de las incógnitas de este barómetro estaba en conocer el efecto de la entrada de Vox con 12 diputados en el Parlamento andaluz. La intención de voto de los de Santiago Abascal sube desde el 2,5% al 3,7%, un porcentaje que aún podría dejarle sin representación en el Congreso. Se trata de un ascenso muy por debajo de lo esperado y que levanta nuevas sospechas sobre la metodología utilizada por el CIS desde que el pasado julio el exdirigente socialista José Félix Tezanos se hizo cargo del organismo público.

Los antecedentes más inmediatos no concuerdan con estos vaticinios demoscópicos. La encuesta del CIS previa a las elecciones andaluzas pronosticaba para el PSOE de Susana Díaz entre 45 y 47 asientos en la cámara regional y dejaba a Vox con uno solo. Seis días después, las urnas arrojaron unos resultados completamente diferentes. El PSOE se derrumbó hasta los 33 escaños y la ultraderecha entró en tromba en el parlamento regional con 12.

Sin claras mayorías entre los bloques de izquierda y derecha, el independentismo podría resultar de nuevo crucial a la hora de investir un presidente del Gobierno en la próxima legislatura. Esquerra mantiene su fortaleza electoral en Cataluña y acapararía un 4,7% de las papeletas. El PDeCAT, por su parte, remontaría desde el 0,8% de noviembre al 1,4% actual.

Las notas de los encuestados a los líderes políticos arrojan pocas novedades. El presidente del Gobierno se erige un mes más como el mejor valorado dentro del suspenso generalizado. Los entrevistados le dan una nota media del 3,9. Rivera ocupa la segunda posición con un 3,7. Al presidente de Ciudadanos le sigue Casado con un 3,4 e Iglesias es el líder político menos apreciado por el electorado con un nota de 2,9.

Se dispara la preocupación por la inmigración y el paro

La preocupación de los españoles por la inmigración se ha disparado cuatro puntos en diciembre hasta convertirse en el sexto problema según el CIS difundido este viernes, que señala que el paro continúa a la cabeza de las preocupaciones ciudadanas.

Se trata del estudio correspondiente al mes de diciembre, elaborado justo después de las elecciones andaluzas del pasado 2 de diciembre, en cuya campaña electoral la inmigración tuvo un especial protagonismo.

El desempleo es citado por el 59,2 % de los encuestados, siete décimas más que el mes anterior, mientras que la inmigración es mencionada por el 12,5 %, casi cuatro más que en noviembre.

Más información

 

Fotos