Cerrado hasta septiembre

Diego Carcedo
DIEGO CARCEDO

La investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno ha fracasado y la política española se tomará un inmerecido descanso. No parece probable que algo cambie a corto plazo y, por lo tanto, sí que tengamos que reincidir, igual que ocurrió hace tres años, repitiendo elecciones generales. Probablemente sea la alternativa más indeseada pero sí la única democrática. Llevamos un año saturado de elecciones y no es seguro que volver a votar en noviembre vaya a cambiar mucho las cosas. Pero eso hoy está por ver.

Ahora sólo es el momento de analizar lo que ha ocurrido, o no ha ocurrido, para que hayamos llegado a esta situación. Sin entrar en detalles, la realidad es que el fracaso tiene varios responsables. No solamente los líderes socialistas y podemitas, que después de una negociación mareante han concluido con que no se entienden tratando de compartir el poder: tampoco las demás formaciones están libres de responsabilidad.

Ningún partido, sea cual sea su adscripción ideológica, debería desentenderse de las cuestiones importantes que afectan al país. La negativa a negociar no es una buena táctica si se piensa en el bien general de los ciudadanos. Un país necesita un Gobierno y una oposición que lo controle. Los votantes eligen representantes para ambas funciones y quienes recibieron el encargo tendrían que contribuir desde sus planteamientos a resolver los problemas.

Es lamentable que no haya sido así y más que sea la segunda Legislatura en que ocurre. Evidentemente nuestros políticos vuelven a tropezar en la misma piedra y, además de prolongar una situación que sólo acarreará trastornos, también convierte a España en noticia, no porque su democracia funciona con normalidad sino porque la incapacidad de sus políticos la muestra ante el mundo como negativamente diferente.

Es lo que hay. Toca esperar a ver si con el calor algunos, entre quienes tienen en sus manos encontrarle salida a esta frustración colectiva, regresen de las vacaciones con otras ideas y otras actitudes. Mientras tanto, cerrado hasta septiembre.