Casado se abona al 155 para erosionar al Gobierno

Casado, en el acto celebrado este sábado por el PP de Murcia./EFE
Casado, en el acto celebrado este sábado por el PP de Murcia. / EFE

El líder del PP quiere intervenir Cataluña para tomar el control de los Mossos, de la educación o de los medios de comunicación públicos

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Pablo Casado cree haber encontrado en la supuesta debilidad del Gobierno con el independentismo el filón que le llevará en volandas hacia la Moncloa y a recuperar la amplia parcela de poder autonómico que el Partido Popular perdió en los comicios de 2015. Pese a caer siete escaños, en Andalucía la receta de atacar al Ejecutivo con la cuestión catalana parece haber funcionado. Al menos ésta es la opinión del líder de los populares, que parece más que dispuesto a aplicarla en otras regiones de cara a las elecciones de mayo próximo.

Una de las medidas que con más ahínco ha reclamado Casado en los últimos días es una nueva aplicación del artículo 155 para apartar a Quim Torra del Gobierno de la Generalitat. Este sábado volvió a hacerlo en Murcia, hasta donde se desplazó para arropar a sus candidatos a la presidencia de la comunidad y a la alcaldía de la capital.

«La 'kale borroka' que estamos viendo en Cataluña es intolerable, la batasunización que está llevando en las calles el independentismo es insoportable. El Gobierno será responsable sino pone coto a esta deriva y lo digo muy seriamente. Cataluña se le ha ido de las manos al PSOE y a Quim Torra», aseguró el líder de los populares, que se preguntó que más tiene que pasar para que el Ejecutivo socialista dé un paso al frente y reaccione.

Casado, partidario de un 155 lo más duro posible, repasó ante un público entregado los motivos por los que hay que intervenir políticamente Cataluña. No se trata ya solo de los mensajes incendiarios que puedan lanzar Quim Torra o Carles Puigdemont. Están también las acciones de los Comités de Defensa para la República (CDR), que este sábado mismo cortaron la autopista AP-7 a su paso por Tarragona. Y, añadió, junto a los CDR están Arrán -las juventudes de la CUP- o «los energúmenos que reivindican a Terra Lliure», grupo terrorista de la década de los 80.

Los Mossos

Una de las prioridades es, según destacó el presidente del PP, recuperar el control de los Mossos, cuya cúpula ha ordenado depurar Torra a raíz de las cargas contra independentistas radicales que se produjeron el pasado jueves en Girona y Terrasa. «Antes -afirmó- lo decía por seguridad de los catalanes, ahora también por seguridad de los propios mossos, porque son agentes que se están jugando su integridad física sin el apoyo de sus mandos políticos, sin el apoyo de su conseller de Interior y el presidente de las Generalitat».

Casado también es partidario de tomar el control de las instituciones penitenciarias -que controlan el internamiento de los políticos presos-, de la hacienda catalana, de la educación y de los medios de comunicación públicos. Todo esto sería llegar mucho más lejos de lo que hizo Mariano Rajoy.

El presidente de los populares volvió a garantizar el apoyo de la mayoría absoluta de su partido en el Senado, imprescindible para la aplicación del 155. Incluso, se ofreció a asumir las consecuencias en solitario. Con voluntad política se podría hacer en tan solo una semana, remató. El problema para el líder del PP es que, aunque esté en su mano la aprobación en la Cámara alta, el Gobierno debe antes poner el mecanismo en marcha, y no parece que Pedro Sánchez tenga la menor voluntad de hacerlo. La posición del Gobierno sigue siendo que, a pesar de las polémicas que desencadena un día sí y al otro también, Torra no ha cometido hasta el momento ninguna ilegalidad que justifique recurrir de nuevo al artículo 155.

 

Fotos