La Fiscalía pide hasta cinco años de cárcel a seis marineros del buque Elcano

El buque de la Armada Juan Sebastián Elcano, en mayo de 2014, en Nueva York./Javier Casablanca
El buque de la Armada Juan Sebastián Elcano, en mayo de 2014, en Nueva York. / Javier Casablanca

Están acusados junto al cocinero civil de la goleta de embarcar 30 kilos de cocaína en Colombia y entregarla a una red de narcos en Nueva York

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

Seis marineros y un civil del buque escuela Juan Sebastián Elcano se enfrentan a penas de hasta cinco años de prisión y fuertes multas tras ser procesados por el traslado y desembarco en la goleta de la Armada de 30 kilos de cocaína desde Cartagena de Indias (Colombia) hasta el puerto de Nueva York, entre abril y mayo de 2014.

La Fiscalía ha remitido su escrito de acusación al Tribunal Militar Territorial Primero en el que detalla las penas solicitadas para los siete procesados por un delito contra los deberes del servicio a bordo o ayuda a la navegación, previsto y penado en el artículo 177.3 del Código Penal Militar, en concurso con otro contra la Salud Pública (tráfico de droga), previsto y penado en el artículo 368 del Código Penal.

El fiscal jefe de la causa, el coronel auditor José Oliveros, relata en seis hojas a las que ha tenido acceso este periódico los detalles de la operación y el papel de los procesados. Asimismo, reclama cinco años de prisión para tres de los acusados: los marineros F. V. B. y R. V. H y el cocinero civil del buque M. S. P., y multas que van desde los 140.000 a 333.000 euros; cuatro años y medio de prisión y 135.000 euros al cabo segundo J. R. D. C.; y dos años de prisión al cabo M. J. R. F., al marinero F. R. M. S. y al exmarinero J. E. V. C. A los dos primeros, además, les solicita 70.000 euros de multa a cada uno y al tercero, 242.000 euros.

Con respecto a estos tres últimos, la Fiscalía pide que se les aplique la circunstancia atenuante por confesión, de ahí la sustancialmente rebaja de pena que podría, incluso, evitar su ingreso en la cárcel en caso de una condena firme.

El acusador público señala en su escrito que, aprovechando que el buque escuela no está sometido a controles aduaneros en los puertos internacionales en los que atracaba, así como que al personal de la dotación no se le sometía a registro alguno en el embarque y desembarco, «algunos integrantes colaboraron con suministradores colombianos para trasladar la cocaína de Cartagena de Indias a Nueva York, donde fue entregada a compradores residentes en este país a cambio de una compensación económica».

Cartagena de Indias

La droga fue embarcada en Cartagena de Indias entre el 14 y el 19 de abril de 2014 y desembarcada en el Muelle 88 SW de la Terminal de Cruceros de Pasajeros de la Isla de Manhattan entre el 10 y 15 de mayo siguiente. La persona que intermedió con los marineros era un «hombre de confianza» del cocinero de Elcano. Se trata del ciudadano colombiano Joaquín Pernett Zapateiro, alias 'Mondongo'.

Al marinero llamado «James», que prestaba servicio en la cocina del buque, le dieron 7,2 kilos de cocaína a cambio de 36.000 dólares. A otros dos marineros, uno de ellos conocido como «Paolo», las cámaras de una bolera y de su hotel en Nueva York les identificaron como los presuntos suministradores de 19,8 kilos de cocaína al ciudadano colombiano Tomás Bolaños, detenido de forma posterior por la agencia de seguridad nacional estadounidense.

Cuatro días después, un cabo y un marinero arrepentidos entregaron cuatro kilos de cocaína a compradores residentes en el barrio del Bronx que estaban siendo investigados por la DEA. Por esta gestión se llevaron 9.000 dólares cada uno pese a que les habían prometido 16.000.

Según el escrito, el modus operandi para meter la droga en el buque escuela fue a través de unos calzones con unos compartimentos en su interior preparados para introducir las láminas de coca. En el caso del paquete de cuatro kilos fue escondido durante la travesía a Nueva York en la planta de residuos de la goleta, con la connivencia del cabo segundo procesado a cambio de recibir 1.000 euros. La misma cantidad que le entregaron al cocinero civil dos de los marineros procesados.

La defensa de uno de los principales acusados alegará la falta de control de la droga que los marineros españoles entregaron a los narcos colombianos detenidos varios días después por la policía estadounidense. «No hay seguridad de que esa droga fuera de ellos. Además, la cadena de custodia se rompió porque pasó mucho tiempo hasta las detenciones», señaló a este periódico.

Contenido Patrocinado

Fotos