Los dos reclusos de ETA en Villahierro no 'encajan' en la hoja de ruta de Sánchez para su acercamiento

Olga Comes Arambillet, una de los dos reclusos de ETA en Villahierro. /
Olga Comes Arambillet, una de los dos reclusos de ETA en Villahierro.

Olga Comes Arrambillet y Juan Carlos Subijana, ambos en primer grado, son los únicos miembros de la banda terrorista que cumplen su condena en León | Su excarcelación está prevista para el 2022 y 2035

A.C.
A.C.León

Con la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno, se abrió la puerta al acercamiento de los presos de ETA a cárceles cercanas del País Vasco y Navarra.

No habrá un cupo máximo ni mínimo, no hay calendario ni cifras predeterminadas pero en ningún caso serán movimientos colectivos sino acercamientos aislados y decididos por los técnicos penitenciarios.

Una hoja de ruta en la que se establece como primeros candidatos a los presos con penas cortas o medianas, sin delitos de sangre y cerca de cumplir su condena. Requisitos que, inicialmente, no afectará a ninguno de los dos reclusos de ETA que cumplen su condena en la prisión leonesa de Villahierro.

Olga Comes Arambillet y Juan Carlos Subijana son los dos únicos miembros de la banda terrorista que alberga la prisión de Mansilla de las Mulas que llegó a tener hasta 14 terroristas en el año 2011.

Fue en diciembre de 2012 cuando Olga Comes Arambillet ingresó en Villahierro, donde permanece en primer grado, con una condena que finaliza en el año 2022. La integrante del comando Askatasun Haizea fue condenada a 11 años de cárcel por intentar secuestra al concejal del PSOE de Benjamín Atutxa.

Cumple su condena en un módulo ordinario de mujeres de la cárcel de Mansillas y no comparte celda con ninguna otra recluso.

Por su parte, Juan Carlos Subijana, el segundo miembro de la banda terrorista interno en Villahiero, ingresó en febrero de 2009. Sobre él pesa una condena de 28 años por el asesinato del funcionario de prisiones Máximo Casado, que murió tras explotar una bomba lapa adosada a los bajos de su coche en octubre de 2000.

Su salida está prevista para el año 2035 y, en la actualidad, está clasificado en el primer grado, es decir, el régimen de mayor control y aislamiento de la prisión.

Juan Carlos Subijana.
Juan Carlos Subijana.

Inicialmente y conforme a los criterios marcados por el Gobierno de Sánchez, ninguno de los dos presos serían candidatos para ser trasladados en el marco de la política de acercamiento puesta en marcha. Y, como tal, la prisión de Mansilla no ha recibido hasta la fecha ninguna comunicación.

Presos etarras en León

Josu Bolinaga fue uno de los reclusos de la prisión de Villahierro, donde se le detectó el cáncer que motivó el tercer grado y su puesta en libertad. El etarra asesinó a dos guardias civiles, mantuvo encerrado en un zulo durante 532 días a Ortega Lara y secuestró al empresario Julio Iglesias Zamora.

Otra de las etarras que pasó por la prisión de León fue Sara Majarenas, que renunció a la banda terrorista para cuidar a su hija. Su expareja había asestado dos puñaladas al bebé que habían engendrados en otra prisión española y, en ese momento, escribió una carta pidiendo perdón a las víctimas de ETA, renunció a los terroristas y suplicó para estar junto a su hija.

Además, en Villahierro estuvieron internos Lierni Armendariz, condenada por el asesinato del concejal del PP de Viladecavalls Francisco Cano y del exministro Ernest Lluch, así como su pareja, Oroitz Salegi, condenado por varias acciones terroristas, entre otras, la instalación de un artefacto explosivo en un bar de Hernani. La pareja tuvo un hijo dentro de la prisión aunque a Armendariz la trasladaron a la cárcel de Aranjuez dos meses antes de dar a luz.

Contenido Patrocinado

Fotos