Prisión por conducir sin puntos, arrastrar varios metros a un policía y protagonizar una persecución temeraria en León

Vehículo policial. /
Vehículo policial.

El acusado, que se enfrenta a cinco años y ocho meses de cárcel, emprendió su huida tras ser requerido a bajarse del vehículo, saltándose semáforos en rojo y circulando en dirección prohibida y por el interior del parque de San Mamés

A.C.
A.C.León

Un varón se enfrenta a una pena de cinco años y ocho meses de cárcel así como a la retirada del carnetde conducir durante tres años tras protagonizar una persecución temeraria en León capital al forcejear con un agente que le dio el alto. El acusado niega los hechos y se limita a reconocer la circulación sin puntos.

Según las calificaciones previas, los hechos se remontan a las 20:30 horas del 10 de julio de 2015 cuando el acusado, condenado en varias ocasiones por un delito de conducción sin permiso, circulaba con su vehículo por la capital leonesa tras la pérdida total de puntos.

En ese momento, un agente de la Policía Local de León se percató de ello, dándole el alto aprovechando que se encontraba detenido en un semáforo en rojo en la calle Álvaro López Núñez, requiriéndole que detuviese su marcha y saliese del vehículo.

El agente incluso intentó introducir la mano a través de la ventanilla para que el acusado estacionara su vehículo y evitar así la fuga, produciéndose un forcejeo entre ambos, momento en el que le arrebató la emisora y emprendió la marcha, arrastrando al agente durante tres metros por la calzada.

Posteriormente, el acusado continuó su huida a gran velocidad por la zona de la Palomera, Mariano Andrés y la Universidad, saltándose varios semáforos en rojo y conduciendo en dirección prohibida y por el interior del parque de San Mamés, invadiendo las zonas de juegos infantiles, poniendo el peligro a las personas que se encontraban en el lugar.

Finalmente, el acusado fue interceptado en un descampado en la zona de Villaobispo de las Regueras tras colisionar contra una valla, siendo reducido por un agente que recuperó la emisora del agente de la Policía Local que, como consecuencia de los hechos, sufrió heridas en el brazo y codo derecho así como una distensión del hombro derecho, lo que le mantuvo tres días incapacitados.

El Ministerio Fiscal entiende que los hechos son constitutivos de un delito contra la seguridad vial, de conducción temeraria y de atentado, concurriendo el agravante de reincidencia.

Por todo ello, solicita imponerle una pena de cinco años y ocho meses de cárcel, la retirada del carnet de derecho durante tres años y una multa de 28 meses a razón diaria de seis meses. Además, el acusado deberá indemnizar al agente con 1.250 euros por las lesiones sufridas.

Defensa

Por su parte, la defensa reconoce que su cliente conducía sin puntos en su permiso de conducir, lo que desató un estado de nerviosismo, huyendo ante la presencia de un agente de la Policía Local.

En cualquier caso, niega la conducción temeraria, más allá de alguna leve y puntual infracción de alguna norma de tráfico, negando circular por direcciones prohibidas ya que en todo momento fue perseguida por un policía en moto.

Asimismo, niega que su cliente protagonizase un forcejeo con el agente así como que su coche le arrastrase, limitándose a continuar la marcha sin percatarse que el agente hubiese metido la mano por la ventanilla.

Por todo ello, niega los delitos de conducción temeraria y de atentado, por lo que solicita imponer a su cliente la pena de 80 días de trabajo en beneficio de la Comunidad por el delito contra la seguridad vial.