León y San Andrés abogan por recuperar el consorcio del transporte metropolitano y exigen la implicación de la Junta

La alcaldesa de San Andrés y el de León, durante su encuentro. / S. Santos

Los alcaldes mantienen el primero encuentro institucional para abordar las líneas de colaboración, apostando por articular Mancomunidades de Interés General para mejorar la prestación de servicios

A. Cubillas
A. CUBILLASLeón

Unir esfuerzos para mejorar la prestación de servicios a sus vecinos. Bajo esta premisa, los alcaldes de León y San Andrés del Rabanedo han mantenido un encuentro este lunes, el primero tras las elecciones municipales, que ha permitido trazar líneas futuras de colaboración.

Una hoja de ruta en la que ambos han coincido en la necesidad de impulsar un nuevo modelo de transporte público entre León y el alfoz y recuperar el consorcio del autobús interurbano. Eso sí, según puntualizó el alcalde de la capital, José Antonio Diez, con la aportación económica de la Junta de Castilla y León.

«Es importante que la Junta se implique sobre todo económicamente como hace en otras provincias de la comunidad. Confío en el que el consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones esté en disposición y vea la necesidad de ello».

En este sentido, Diez recordó que es el momento de retomar esta 'vieja' idea dado que están próximos de terminar algunas concesiones y porque supondría una clara reducción de costes así como de autobuses pero una mejora de la prestación de servicios.

Para ello, ambos alcaldes abogan por desbloquear la Mancomunidad de Interés General, una figura que además es entendida como una herramienta clave para reducir costes y mejorar la eficacia de la prestación de algunos de los 17 servicios municipales que recoge la carta de servicios.

Una reunión marcada por la buena sintonía entre los dos alcaldes, en la que además se ha acordado impulsar un estudio para intentar mejorar el convenio en materia de extinción de incendios que se suscribió en 2016 y que permite a San Andrés contar con el servicio de los Bomberos de León a cambio del pago anual de 640.000 euros.