Manjarín purifica la noche de San Juan

Tradicional hoguera de San Juan. / S. Santos

Miles de leoneses se dan cita en torno a la hoguera para cumplir con una ancestral tradición y arrojar a las llamas los deseos en una noche en la que todo parece posible y donde la mascota de la capital gastronómica fue pasto del fuego

A. CUBILLAS

Es la noche más corta del año, pero en León es una noche casi eterna. Una noche donde la magia, la superstición, la tradición y la fiesta se han vuelto a unir en torno a la gran hoguera de San Juan.

Una cita con el purificador fuego para festejar el inicio de las fiestas de León que han congregado a cintos de leoneses para cumplir con una tradición ancestral que recorre todos los rincones de España.

Pasada la medianoche y en el barrio de Eras de Renueva, una bocanada de fuego ha devorado a Manjarín, la simpática mascota de la capital gastronómica que en un abrir y cerrar de ojos ha sido devorada por el fuego.

Llamas jugando a su antojo ante la atenta mirada de cientos de leoneses que aplaudían con cada victoria del fuego en un pulso en el que poco pudo hacer Manjarín.

Un colofón único para la noche de San Juan de este 23 de junio, que ha dado el pistoletazo de salida a las tradicionales fiestas de San Juan y San Pedro.

 

Fotos