https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Los exfutbolistas leoneses de la Arandina se enfrentan a peticiones de cárcel de 39 años por tres delitos de agresión sexual

Lucho y Viti, a su salida de prisión. /ICAL
Lucho y Viti, a su salida de prisión. / ICAL

El Ministerio Fiscal asegura que los leoneses Viti y Lucho y su compañero Raúl Calvo entablaron conversaciones por whatsapp con la menor para mantener relaciones sexuales con ella, obligándola hasta en cuatro ocasiones | Señala que cada uno de los futbolistas fue autor material de una agresión sexual y cooperador en dos más | La suma de penas alcanza los 118 años

A.CUBILLAS
A.CUBILLASLeón

Contundente, firme y sin dejar lugar a dudas. El Ministerio Fiscal ha determinado que detrás del 'caso de la Arandina' hubo has tres agresiones de delito sexual.

Por ello, solicita para los exjugadores - los leoneses Carlos Cuadrado Santos 'Lucho', y Víctor Rodríguez Ramos 'Viti' y su compañero Raúl Calvo- penas individuales que suman hasta 40 años de cárcel.

Reacciones

Así se desprende del escrito de acusación de la Fiscalía a la que ha tenido acceso leonoticias y en el que señala que los tres procesados, ambos sin antecedentes penales, procesados mantenían contactos telefónicos y a través de redes sociales -principalmente WhatsApp- con la menor de edad (15 años) L.Z.L.

Los tres procesados conocían con anterioridad a la menor y, por ende, continúa, sabía la edad que tenía. El objeto de las conversaciones, que se iniciaron en septiembre de 2017, era convencerla para que tuviera relaciones sexuales con ellos.

El 24 de noviembre de ese año, la menor acudió al domicilio de los tres procesados, donde después de una conversación, fue obligada a mantener relaciones sexuales con todos ellos en el salón de la casa. Seguidamente, fue de nuevo obligada, sólo pro Raúl calvo a soportar otra relación sexual en un dormitorio de la vivienda.

Por todo ello, el Ministerio Fiscal entiende que los hechos son constitutivos de un delito contra la libertad sexual, un delito continuado de agresión sexual a una menor de 16 años y dos de agresión sexual. La Fiscalía entiende que los tres fueron cooperadores necesarios en las agresiones de sus compañeros.

Petición de penas

Concretamente, los leoneses Víctor Rodríguez y Carlos Cuadrado se enfrentan a una pena de 39 años de cárcel, 14 por el delito agresión sexual como autor material y 24 como cooperador necesario, al que se suma un año por el delito contra la libertad sexual.

Los futbolistas leoneses además se enfrentan además a la prohibición comunicarse o acercarse a la menor a una distancia inferior durante el periodo de 41 años.

Por su parte, Raúl Calvo se enfrentaría a 40 años como autor del delito continuado de agresión sexual así como la imposición de una orden de alejamiento de la menor a un radio inferior de 1.000 metros durante 40 años.

Noticias relacionadas

Por último, la Fiscalía solicita la imposición de 10 años de libertad vigilada para cada procesad y, como responsabilidad civil, el pago de la indemnización conjunta de 50.000 euros a los padres de la menor más los intereses legales por el daño moral.

Además, entiende que Raúl Calvo deberá indemnizar individualmente a la joven con 20.000 euros. El Ministerio Fiscal solicita la celebración del juicio oral a puerta cerrada con el objetivo de proteger a los menores de edad que intervengan en el proceso.

Confesión, detención y prisión

Carlos, Víctor y Raúl ingresaban en prisión el 13 de diciembre de 2017 tras ser detenidos en sus respectivos domicilios después de que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Aranda de Duero dictase su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza por el presunto delito de agresión sexual a la menor.

Ese día, la Policía Nacional registraba en busca de pruebas el piso que los tres jugadores compartían en la calle San Francisco de la localidad burgalesa. Tras el largo registro en el domicilio de los futbolistas, los responsables de la investigación abandonaron el edificio con varias bolsas, donde se podían ver sábanas y enseres retirados de la vivienda como pruebas para el proceso.

La confesión de la joven tuvo lugar en la consulta de una especialista en Madrid a la que la joven acudía una vez por semana. Allí, aseguró que los tres jóvenes la habían invitado a su piso para mantener relaciones sexuales y al llegar allí se habría negado a seguir adelante y presuntamente la habrían forzado.

A partir de ahí, una vez informados los padres de la menor, interpusieron la denuncia en la Comisaría de Policía Nacional de Aranda de Duero, tras consultar previamente con la Fundación ANAR, colectivo que ayuda a niños y adolescentes en riesgo.

En marzo, al Audiencia Provincial de burgos acordaba la puesta en libertad de los tres exjugadores bajo el pago de una fianza de 6.000 euros y la prohibición de acercarse a la menor a menos de 1.000 metros. A su salida, tanto Lucho como Viti remarcaban su inocencia, confiando en que «pronto se acabe esta mentira».