España y EEUU reivindican León como foro del Parlamentarismo internacional y defienden la democracia como garante de la libertad y la justicia social

La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, clausura en León el I Encuentro Parlamentario España-Estados Unidos. / Campillo

La presidenta del Congreso ensalza a León como cuna del Parlamentarismo en la clausura en del I Encuentro Parlamentario entre España y Estados Unidos y remarca la importancia de la democracia en el etapa multipartidista del país

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

León ha escenificado este martes la unión entre las democracias de Estados Unidos y España, dos países a los que les une lazos de historia y liberalismo. Lo ha hecho en el marco del I Encuentro Parlamentario España-Estados Unidos, donde ambos países han incidido en la contribución mutua para la consecución de la libertad.

El apunte

Una idea que remarcó Ana Pastor, la todavía presidenta de las Cortes, que fue encargada de cerrar un acto en el que enarboló el papel de la democracia, con independencia del bipartidismo que rige Estados Unidos o el multipardismo que diseña el mapa político actual de España.

«Ambos países podemos decir que no ha habido nunca mejor en la historia en el mundo que la democracia, es la que os ha traído la libertad y la justicia social a la que todos aspiramos. Es por la que luchamos todos», remarcó Pastor.

Y por ello, la representante de las Cortes españoles, remarcó la gran suerte de vivir en un país en democracia, donde uno pueda manifestar sus ideas y pensar de manera diferente «bajo el respeto. No hay mayor honor que ser diputado o senador de tu país».

Libertades que se tejieron en 1188, en el marco de las primeras cortes parlamentarias del mundo que se celebraron en San Isidoro de la mano de Alfonso IX. Y, precisamente por ello, Pastor hizo una defensa de la 'cuna del parlamentarismo', abogando por convertir a León como punto de encuentro parlamentario «ahora y en el futuro».

Y, precisamente por ello, Pastor emplazó a los congresistas estadounidense a difundir y a que en los libros de texto del país se conozca que León fue cuna del Parlamentarismo, como así fue reconocido por la Unesco después de que en «2013 los Decreta de León de 1188 entraran a formar parte del registro de la memoria del mundo».

Colaboración mutua

Durante su intervención, Pastor puso de relieve «el indiscutible principio de que la soberanía reside en el conjunto de la nación» para repasar la presencia del pueblo español en la construcción de Estados Unidos, «un acontecimiento extraordinario en político que tendría rápidamente su influencia en Occidente.

«El destacado papel de España fue decisivo para la victoria de los patriotas americanos que, con su doctrina humanista a favor de la libertad, fueron un ejemplo que no tardaron en cruzar el océano e inspirar en la construcción de la nueva Europa».

Libertades que, posteriormente, iluminaron a la generación de estadistas que reunidos en las Cortes de Cádiz proclamaron la soberanía de la nación española y plasmaron los principios rectores en la fantástica Constitución Española de 1812», y que además fue calve en la transición democrática.

«Son muchos los lazos de nuestra historia, de liberalismo y de libertad adquirido que han unido a dos grandes democracias. El conjunto de normas que permitieron la constitución de Estados Unidos sirvieron de modelo para los estados libres que ahora gozan de la ventaja de tener gobiernos representativos».

Y, precisamente por ello, Pastor quiso trasladar las palabras de admiración y hermandad que pronunció en 1976 el Rey Juan Carlos en el Congreso de los Estados Unidos a los congresistas norteamericanos que con sus leyes inspirarlos los ideales que encierran la clave de un porvenir de creciente concordia.