Los equipos de psiquiatría en León atienden cada día a 30 nuevos casos de la provincia, cuatro de ellos en menores

Imagen de parte del equipo del Servicio de Psiquiatría del Hospital de León./
Imagen de parte del equipo del Servicio de Psiquiatría del Hospital de León.

«Cuidar la mente es igual de importante o más que cuidar el cuerpo», asegura el jefe de psiquiatría del Hospital de León, Francisco Luis Rodríguez Fernández, en el Día Mundial de la Salud Mental

J. Calvo
J. CALVOLeón

Cada día, los equipos de psiquiatría pertenecientes al Hospital de León atienden a 30 nuevos casos. De ellos, y como media, cuatro son menores. En el Día Mundial de la Salud Mental estos datos evidencian la importancia de mimar la mente en la misma medida que se cuida el cuerpo, 'mens sana in corpore sano'.

Francisco Luis Rodríguez Fernández, jefe de servicio de psiquiatría del Hospital de León, incide en la importancia de mantener ese equilibrio mental, el mismo que llevará a renglón seguido el orden al resto de los aspectos vitales.

«Hay que cuidar la salud mental, tanto desde el punto de vista de los alimentos como haciendo vida sana, ejercicio o la abstinencia de cualquier tipo de sustancia como el tabaco o el alcohol, o drogas como el cannabis y la cocaína, que van al cerebro», asegura. Y esa última parte de su cita textual tiene su significado: «Todo lo que genere dependencia genera complicaciones en la salud mental».

Cuidar la mente

La mente, compleja pero hasta cierto tiempo dócil si se la atiende de modo suficiente, tampoco es excesivamente exigente a la hora de requerir cuidados: «Necesita las mismas atenciones que el cuerpo. A todo lo que ya he dicho se puede unir el dormir con calidad o tener horarios equilibrados siempre ayuda».

Ese cuidado de la mente, advierte, le permitirá enfrentarse con garantías a los retos diarios que intentan alterar el estado mental ordinario. «El estrés y la vida estresante o la hiperresponsabilidad puede afectar a la salud mental siempre dependiendo de la personalidad», añade.

Los males de la mente, y lo saben bien los cinco equipos de salud mental y la unidad juvenil en León, en ocasiones no son nada fáciles de detectar. En ocasiones hay «patologías de las que uno es consciente, como la ansiedad o el estado de ánimo» pero hay otras patologías «ocultas» que tardan en ser detectadas y analizadas.

«No hay una pastilla que lo cure todo»

Y cuando aparece uno de estos síntomas «siempre» la mejor solución es acudir a un especialista: «No hay solución para todo, no hay una pastilla que lo cure todo, pero es cierto que hay un amplio abanico de medicinas que pueden colaborar en la solución. Cuanto más orgánico es un problemas más posibilidades hay de un tratamiento, cuando el problema llega por circunstancias vitales los tratamientos llegan peor y resulta más complicada su efectividad».

La medicina avanza y con ella la mejora en los tratamientos que cada vez presentan «menos efectos secundarios y menos estigmatizantes. Hoy existen tratamientos que solo hay que pincharse una vez cada tres meses y, más allá de esa fase, contamos con una red de pisos y miniresidencias para trabajar en la rehabilitación y la reinserción».

La prevención

Francisco Luis Rodríguez Fernández, jefe de servicio de psiquiatría del Hospital de León, asegura que esta especialidad como «en la medicina en general los recursos siempre son pocos, especialmente cuando nos manejamos con patologías que en algunos casos tienen que ver con circunstancias vitales».

El futuro para el trabajo en este área de la medicina pasa por disponer de más y mejores medios pero al mismo tiempo por el avance en la prevención y detección precoz de las patologías asociadas a la mente: «Cuanto antes actuemos siempre será mejor», concluye.