Ciudadanos pide un cambio en Castilla y León que acabe con la política de «trinchera de provincia»

Francisco Igea visita el Fab Lab León. / Sandra Santos

El candidato a la presidencia de la Junta por la formación naranja busca «compromiso y valentía» para desarrollar políticas que vayan más allá «de la bolsa de caramelos de las infraestructuras»

RUBÉN FARIÑASLeón

En su primera visita a León tras las polémicas primarias que le designaron candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha desgranado parte de su objetivo de cara a las próximas citas electorales.

El líder autonómico de la formación naranja ha llegado a la provincia para hablar con los afiliados y hacer un 'estudio de campo' para comprobar «todo lo que esta tierra puede dar de nuevo a sus ciudadanos».

El primer paso de Ciudadanos ya está dado. Las listas al Congreso, confirmadas este martes, son «la vida real llevada al parlamento», con médicos profesores, doctores... «gente que se ha ganado su vida y se gana la vida y va a llevar su conocimiento al parlamento». Y es que Igea entiende la política como un servicio temporal y no como una profesión. «Necesitamos coger lo mejor de la vida civil para llevarla al parlamento y que acabe con la desconexión con la ciudadanía».

El proyecto de los naranjas es un proyecto que «cree en una sociedad libre y de iguales y no hipotecado al nacionalismo». En este sentido, el candidato a la Junta de Castilla y León recuerda que ellos se alejan de los planteamientos de Pedro Sánchez «quien considera que los impuestos del barrio de Salamanca se deben quedar ahí y los del Pozo del Tío Raimundo en el Pozo. Ese mensaje de desigualdad, soberbia y egoísmo es el clásico del nacionalismo vasco y catalán, y en sus manos tenemos el país».

Los concejales de Ciudadanos León con el candidato a la presidencia de la Junta.
Los concejales de Ciudadanos León con el candidato a la presidencia de la Junta.

En el plano autonómico, y tras 32 años de gobiernos populares ininterrumpidos, Francisco Igea ha pedido gente valiente y comprometida porque «32 años de políticas clientelares no van a cambiar fácilmente», al igual que ha ocurrido en Andalucía, en Extremadura o Castilla-La Mancha. «Si esta comunidad quiere cambio real no puede poner su esperanza en el Partido Socialista».

Las políticas que pretende desarrollar el vallisoletano irán más allá «de la bolsa de caramelos de las infraestructuras», y empezará por cambiar políticas sanitarias, la rendición de cuentas en base a objetivos de calidad o que las universidades sean motor de cambio y se internacionalicen. A ello suma «esa potente industria de Castilla y León que nunca se va a deslocalizar como es su patrimonio y medio ambiente».

De lo que sí rehuye Iguea es de que sus militantes se dirijan a las tierras y no a las personas. «Estamos acostumbrados a hablar a la tribu y del derecho a territorio, y eso no es libertad». Como ejemplo de ello ha puesto a Óscar Puente o Antonio Silván y su «política de trinchera de provincia», mientras que Ciudadanos apuesta por que todos los ciudadanos de Castilla y León sean iguales y puedan, por ejemplo, moverse por todos los hospitales de la comunidad.