https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

El Ayuntamiento de León pone ocho voces a la defensa de la igualdad de género

Las mujeres toman la palabra en San Marcelo. / Raúl Redondo

Ocho mujeres de diferentes ámbitos sociales participan en una lectura conjunta del manifiesto para exigir que la mujer alcance «el nivel de protagonismo que debería tener»

RUBÉN FARIÑASLeón

Ocho voces con razones, motivos y reivindicación. Ocho voces que tomaron la palabra en el salón de plenos del Ayuntamiento de León y salpicaron de coherencia el histórico San Marcelo.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, ocho mujeres han hecho lectura de un manifiesto que sirva para dar visibilidad y reivindicar sus derechos en defensa de la igualdad de género.

La concejala de Igualdad, Marta Mejías, ha recordado que desde el Ayuntamiento han desarrollado diferentes actuaciones y proyectos «basados en el empoderamiento de la mujer». Eso sí, reconoce que aún queda trabajo por hacer para promocionar y visibilizar a las mujeres «y que alcancen ese protagonismo que deberían tener»

Presentación Andrés (Consejo Municipal de la Mujer); Carolina Rodríguez (deportista); Mari Paz García (Fundación Secretariado Gitano); Sara Aller Blanco (Consejo Municipal para la Discapacidad); Mercedes González (escritora); Marta Frederi (Consejo Municipal de Inmigración); Manoli González (empresaria); y la propia Marta Mejías han sido las voces que este 8 de marzo han querido alzar el tono para sensibilizar a la sociedad.

Sus reivindicaciones

Procedentes de ámbitos diversos, desde el deporte a la discapacidad, pasando por la inmigración, la etnia gitana o el mundo empresarial, han ido cogiendo el micrófono para exponer una realidad al repleto salón municipal.

Recordando que la igualdad es un derecho constitucional, reclamando el fin de las conductas sexistas en el deporte, la lucha de las mujeres gitanas, a las casi dos millones de mujeres con discapacidad, la integración de género en la cultura y los espacios artísticos, la realidad cotidiana de las mujeres inmigrantes o reclamando el apoyo al emprendimiento femenino y la obligación de los poderes públicos de evitar la desigualdad e implicar a la ciudadanía. Estos han sido algunos de los temas abordados en el discurso.

La erradicación de la violencia de género también ha ocupado parte del manifiesto que ha acabado con un grito conjunto «es por todas» y un aplauso que ha puesto el colofón al acto.