https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

La ampliación de la obra de integración del ferrocarril en León no permitirá su ejecución hasta 2021

Marquesina de la vieja estación de León. Bajo ella los obreros ejecutan el paso subterráneo que acabará con el 'fondo de saco'./José Simal
Marquesina de la vieja estación de León. Bajo ella los obreros ejecutan el paso subterráneo que acabará con el 'fondo de saco'. / José Simal

El contrato complementario supone una inyección adicional de 3,9 millones y ocho meses más de plazo y terminarlo y superar la fase de pruebas asegura un año de trabajo y que los viajeros no se beneficien de la infraestructura antes de ese tiempo

R.MUÑIZ

En septiembre Renfe tiene previsto que los servicios Alvia Gijón-Madrid incrementen su velocidad en el tramo León-Valladolid, lo que arañaría menos de diez minutos al tiempo de viaje. A corto plazo es la única mejora que se espera en el trayecto. La siguiente está vinculada a las obras de supresión del 'fondo de saco' de León, una disposición de las vías en la capital vecina que desde 2011 obliga al tren a dar una maniobra de marcha atrás que le carga con unos 25 minutos.

Integración en León

Los trabajos avanzan, pero requieren de más tiempo del previsto. Adif Alta Velocidad, la sociedad pública que coordina las faenas en nombre del Ministerio de Fomento, se vio obligado esta semana a adjudicar un contrato ampliatorio a Copasa, la constructora que desde 2016 tiene encomendada la ejecución de un trazado semisoterrado y un andén subterráneo.

Ambos elementos evitarán el rodeo al Alvia, permitiendo que los asturianos tarden alrededor de 25 minutos menos en llegar a León, Madrid, Barcelona y el resto de destinos que tienen los servicios Alvia.

El contrato complementario supone una inyección adicional de 3,9 millones y ocho meses más de plazo. Es decir, Copasa seguirá ejecutando el nuevo pasillo ferroviario hasta marzo de 2020. Los encargos para tender las vías en ancho convencional, e instalar los sistemas de comunicación ya han sido hechos.

Terminarlo todo y superar la fase de pruebas asegura un año de trabajos y dificulta que los viajeros se beneficien de la infraestructura antes del 2021.

Adif Alta Velocidad acaba de contratar también, con seis meses de plazo, la redacción del proyecto que cambie una de las vías y la pase al ancho internacional, el asociado a los servicios AVE.