https://static.leonoticias.com/www/menu/img/local-leon-desktop.jpg

Adif prevé la entrada en servicio de la Variante a finales de 2022 y un año antes en pruebas

Imagen de la ladera de la Variante de Pajares, que finalmente entrará en servicio en 2022./Peio
Imagen de la ladera de la Variante de Pajares, que finalmente entrará en servicio en 2022. / Peio

El gestor de la infraestructura traslada al Gobierno que el avance de la línea va «por buen camino» y que el control por ERTMS deberá estar operativo con anterioridad tras el «calvario» del AVE a León

J.C | R.M.León | Gijón

Adif tiene sobre la mesa una 'hoja de ruta' definitiva para la Variante de Pajares. No habrá más cambios y no se producirán variaciones porque el gestor de la infraestructura mantiene que todos los sobresaltos de la obra ya han sido subsanados, desde las comprometidas filtraciones a las dificultades para el asentamiento de los viales.

Ahora tanto el gestor como el propio Ministerio de Fomento tienen claro que se ha impuesto un calendario realista alejado de lo que se han considerado como «brindis al sol« por parte del último Gobierno. La línea no estará cien por cien operativa hasta 2022.

De acuerdo a ese nuevo calendario establecido la Variante entrará en pruebas en 2021. En los últimos meses a lo largo de su trayecto se ha hecho visible tanto la instalación de viales como de catenaria, pero queda por llevar esos elementos a la totalidad del trazado (49,7 kilómetros) y acometer instalaciones de emergencia y ventilación en los túneles.

El 'caos' del AVE a León

El periodo de prueba será especialmente intenso en la Variante. Y lo será porque Adif no quiere que ocurra lo mismo que en la línea AVE Valladolid-León. Entonces se optó por la apertura total con la velocidad limitada (250 kilómetros por hora) para con posterioridad incorporar el sistema ERTMS (European Rail Traffic Management System, Sistema de Gestión de Tráfico Ferroviario Europeo), el mismo que permite circular a más de 300 kilómetros por hora.

Aquella decisión, inicialmente positiva al permitir que el AVE llegará a León antes de lo previsto, se convirtió -según reconoce hoy Adif- en un «completo infierno». Una experiencia que no se está dispuesto a repetir en la Variante por lo que no se aprobará su entrada en servicio hasta que no permita la plena circulación a máxima velocidad.

Ahorro de 45 minutos

Una vez finalizada y abierta la Variante los usuarios podrán enlazar León y Asturias con un ahorro en tiempo de 45 minutos. Lo harán en un vial que permitirá y facilitará composiciones de mercancías más largas, amaga con jubilar la vía que desde 1884 da salida por el puerto de Pajares y dejará una línea con vías de ancho internacional desde Madrid hasta Pola de Lena.

Desde que las obras arrancaran en el año 2004 habrá consumido una inversión que supera los 3.600 millones de euros. La fecha inicial para la finalización de las obras era 2010. Los cálculos hechos por la consultora Ineco para el Ministerio de Fomento estima en 43,3 millones el beneficio social que cada año aportará el nuevo paso ferroviario.