Una marioneta de escándalo

Mario González y su marioneta./
Mario González y su marioneta.

Mario González está recorriendo los pueblos españoles haciendo un espectáculo con el titere que ha fabricado él mismo para conseguir fondos para su aventura

CLARA MÉNDEZ

Desde Francia hasta Santiago, y después desde Santiago hasta Finisterre. Es la ruta que sigue este muñeco y su dueño, Mario González, un joven conquense que se ha propuesto financiarse esta gran aventura de esta manera tan peculiar. «Voy de pueblo en pueblo haciendo el show para poder continuar el viaje, pagar los albergues, comer y bueno de vez en cuando una cañita cae» ha admitido Mario.

El escenario durante su paso por León ha sido la transitada calle Ancha de la capital leonesa, cuyos viandantes han podido disfrutar de esta divertida y original marioneta que baila al compás de las canciones de Raphael, Joaquín Sabina y otros artistas legendarios. «Utilizo canciones típicas que sean agradables al oído y que sean muy reconocibles, que hayan salido en la radio, que las conozca la población, porque si se sienten más identificados también tienen hay mayor posibilidad de que te echen alguna monedilla» explica este artista proveniente de Huete, un pequeño pueblo de Cuenca.

Una marioneta que ha construido él mismo y que requirió de un largo trabajo de taller para conseguir acercarse a movimientos perfectamente naturales, similares a los del ser humano.

Desde el origen de la ruta en Francia, Mario viene realizando este espectáculo por los diferentes pueblos, encontrándose con públicos más o menos agradecidos. «Hay gente que te saca la sonrisa nada más que te ve pero hay otros que les cuesta más» ha indicado refiriéndose a los leoneses, pero él nunca pierde la sonrisa.

El paso de Mario por León solo ha sido visible durante unos días pero el show debe continuar y pronto llegará a la meta de su largo camino, Finisterre.