Johnson reitera que Reino Unido saldrá de la UE el 31 de octubre, «pase lo que pase»

Boris Johnson y Leo Varadkar./
Boris Johnson y Leo Varadkar.

Londres y Dublín discrepan sobre las salvaguardas comerciales en la frontera de ambos países

R. C.Londres

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha advertido a su homólogo irlandés, Leo Varadkar, que sigue firme en su compromiso de sacar a Reino Unido de la Unión Europea el 31 de octubre, «pase lo que pase», lo que deja abierta la posibilidad de un 'brexit' sin acuerdo de por medio.

Varadkar y Johnson han mantenido este martes su primer contacto telefónico desde que este último llegase a Downing Street. Aunque ambos han resaltado la estrecha vinculación entre sus respectivos países y confían en mantener su colaboración, han dejado claro que discrepan en torno al 'brexit'. Así, el nuevo primer ministro «ha dejado claro que Reino Unido dejará la UE el 31 de octubre, pase lo que pase», a pesar de que está dispuesto a tender puentes con los negociadores europeos «en un espíritu de amistad». «Su clara preferencia es dejar la UE con un acuerdo, pero este debe abolir el 'backstop' -salvaguarda-», ha explicado la oficina de Johnson en un comunicado.

El plan de emergencia planteado para la frontera irlandesa, que entraría en vigor al término de la fase de transición en caso de falta de acuerdo, es uno de los principales escollos del plan que en su día negoció el Gobierno de Theresa May. Johnson, no obstante, ha insistido en que no quiere «registros o infraestructuras físicas» en la linde entre Irlanda e Irlanda del Norte.

Dublín insistió en que la salvaguarda es un mecanismo de seguridad necesario para asegurar la invisibilidad de la frontera, manteniendo a Irlanda del Norte alineada con ciertas normas del mercado único y la unión aduanera, mientras que el resto del Reino Unido quedaría fuera de esos espacios económicos.

Ese arreglo podría prolongarse mientras Londres y Bruselas negocian la futura relación comercial, por lo que el Partido Democrático Unionista norirlandés (DUP, socio de los conservadores en el Parlamento británico y cuyo apoyo es fundamental para mantener la mayoría gubernamental) la rechaza, al temer que la región quede aislada indefinidamente del resto del Reino Unido.

Varadkar ha invitado a Johnson a visitar Dublín para seguir hablando de este y otros temas, entre ellos el futuro político de Irlanda del Norte, donde persiste el desencuentro político que impide formar gobierno. El primer ministro británico tiene previsto viajar «próximamente» al Úlster, según Downing Street.