Francia repatriará a 130 yihadistas detenidos en Siria y bajo vigilancia kurda

Varios periódicos franceses llevan a sus portadas el retrato de Mohamed Merah, presunto autor de los asesinatos de Toulouse y Montauban. /Efe
Varios periódicos franceses llevan a sus portadas el retrato de Mohamed Merah, presunto autor de los asesinatos de Toulouse y Montauban. / Efe

Los servicios de Inteligencia consideran que unos 730 permanecen aún en suelo sirio o iraquí

PAULA ROSASParís (Francia)

Los cientos de yihadistas franceses detenidos en Siria e Irak son un quebradero de cabeza para las autoridades galas, cuya posición hasta ahora se decantaba por que fueran juzgados allí donde habían sido detenidos. Sin embargo, debido a la retirada de las tropas de Estados Unidos de Siria y la inestabilidad de la región, Francia teme ahora perder la pista a estos combatientes -hombres y mujeres- que se unieron a las filas del Estado Islámico (EI), así que el Gobierno estudia en estos momentos «todas las opciones», incluida la repatriación para que sean juzgados en territorio galo. Según la cadena de televisión BFM, 130 yihadistas que se encuentran bajo la vigilancia de las autoridades kurdas en Siria, en su mayoría conocidos por los servicios de Inteligencia franceses, serán repatriados en las próximas semanas.

 «Todos los que vuelvan a Francia serán judicializados y confiados a los jueces. Cuando el juez estime que sea necesario meterlos en prisión -y eso será en la mayoría de los casos-, serán encarcelados», dijo hoy el ministro del Interior, Christophe Castaner. Si finalmente se confirma, esta sería la mayor repatriación de combatientes organizada por Francia, que hasta la fecha solo se había comprometido a traer a los hijos de esos yihadistas, en gran parte por la presión de los abuelos, que apelan a causas humanitarias y a la inocencia de los menores. Se calcula que hay unos 150 niños franceses, en su mayoría menores de 6 años, en territorio sirio e iraquí.

Cada caso de los 130 será estudiado de forma individual a su llegada. Aquellos que no sean objeto de un mandato de arresto internacional serán entregados a la Policía antiterrorista para ser interrogados. Los que ya son buscados pasarán directamente a la justicia. El asunto divide a la opinión pública, por el temor, alentado por la extrema derecha, a que en un posible juicio en Francia y debido a la dificultad para presentar pruebas en su contra, muchos sean liberados. «Los 130 bárbaros que Castaner quiere repatriar no deben ser protegidos y acogidos por Francia sino entregados a las autoridades judiciales de Siria o Irak donde han cometido sus atrocidades», expresaba hoy en Twitter Nicolas Bay, eurodiputado de la Reagrupación Nacional (antiguo Frente Nacional).

No es fácil calcular cuántos yihadistas franceses se enrolaron en las filas del EI. Los servicios de Inteligencia consideran que unos 730 permanecen aún en suelo sirio o iraquí. Al menos 300 habrían muerto (aunque cifras oficiosas sostienen que son muchos más), y 261 habrían regresado a Francia.

 

Fotos