Corbyn anestesia las peticiones de un segundo referéndum sobre el 'Brexit'

Jeremy Corbyn. /Reuters
Jeremy Corbyn. / Reuters

Un compromiso de medianoche se limita a defender la idea de un 'voto del público', si no hay antes elecciones

IÑIGO GURRUCHAGALiverpool

El Partido Laborista probablemente aprobará mañana un compromiso para apoyar un voto sobre el 'Brexit', después de que los partidarios de un segundo referéndum aceptasen una moción que reduce sus aspiraciones, en una larga reunión que se extendió hasta la medianoche, en la primera jornada de la conferencia anual. No es posible una victoria de la propuesta de nuevo referéndum en el Parlamento sin apoyo laborista.

Más de cien agrupaciones habían enviado mociones que llamaban específicamente a que los laboristas prometan una segunda consulta, el 'People's Vote', o voto del pueblo, por el que hace campaña una coalición de grupos y de políticos de diferentes partidos. Pero la dirección laborista de Jeremy Corbyn cree que es más importante derrotar al Gobierno en unas inminentes elecciones generales.

La moción finalmente aprobada dice: «Si no podemos lograr unas elecciones generales, el Partido Laborista debe apoyar todas las opciones que queden en la mesa, incluyendo hacer campaña por un voto del público». Luego añade que, «si el Gobierno confía en lograr un acuerdo que beneficie a la gente, a la economía y a las comunidades, no debería tener temor a someterlo al público».

La redacción del texto, en el que el partido se limita a hacer campaña por un voto del público, no aclara qué pregunta se plantearía. Aunque grandes sindicatos y la confederación sindical, TUC, han manifestado su apoyo a la segunda consulta, Len McCluskey, íntimo aliado de Corbyn y líder del mayor sindicato, Unite, manifestó el domingo que un nuevo referéndum no debe incluir la opción de la permanencia.

Sumas y restas

El sistema de negociación de mociones en el laborismo incluye vetos de los sindicatos. Los han utilizado en el pasado para frustrar el deseo de Corbyn de cancelar la construcción de submarinos nucleares y lo utilizan ahora para sacar del apuro a un líder crítico con la UE a lo largo de su vida política y apoyado por una ola de nuevos miembros que quieren también permanecer en la unión.

Corbyn está convencido de que habrá elecciones en los próximos meses. Los tests que su partido ha fijado para el posible acuerdo de May con la UE- que incluyen el mantenimiento del acceso al mercado común o que no haya frontera en Irlanda- llevarán a su grupo a votar contra cualquier propuesta de la jefa de Gobierno que a día de hoy parezca posible.

Como en el caso del voto parlamentario por un segundo referéndum, la coyuntura británica es tan insólita que no se sabe cómo sería la aritmética de escaños en la Cámara de los Comunes para provocar unas nuevas elecciones generales. Aunque, según 'The Sunday Times', la primera ministra está estudiando con sus asesores la posibilidad de convocar elecciones en noviembre.

Más información

 

Fotos