El Parlamento británico rechaza de nuevo el Acuerdo de Salida

Pleno del Parlamento para votar este viernes el acuerdo del 'brexit'. / AFP

Los Comunes buscarán el lunes la alternativa para evitar un 'brexit' abrupto el 12 de abril

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal. Londres

El Parlamento británico ha rechazado por tercera vez, 286 votos contra 344, el Acuerdo de Salida pactado con el Consejo Europeo, y Reino Unido se marchará de la UE el 12 de abril si en los próximos días el Gobierno de Theresa May no adopta una alternativa que permita al resto de países de la Unión aceptar por unanimidad una prórroga.

La Cámara de los Comunes se reunirá el lunes para elegir la opción que genera más consenso en los escaños. Si es asumida por el Gobierno y puede negociarse antes del 22 de mayo, es posible que el Consejo apruebe una prórroga hasta esa fecha. Londres tendría que ofrecer un replanteamiento más profundo del 'brexit' para evitar la salida abrupta y obtener una extensión más larga del plazo, de quizás un año.

La primera ministra, Theresa May, que había prometido su dimisión en caso de que el Acuerdo fuese aprobado, ha expresado un «profundo lamento» tras la votación, que tiene «implicaciones graves». Ha recordado que la Comisión solo contempló el pasado viernes una prórroga larga si el Acuerdo era rechazado, que obligaría a Reino Unido a participar en las elecciones europeas de mayo.

En sus breves palabras tras el anuncio del resultado de la votación, May ha insinuado la posibilidad de elecciones: «Temo que estamos llegando a los límites de este proceso en esta Cámara». Ha concluido afirmando que su Gobierno «seguirá insistiendo en un 'brexit' ordenado». El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, ha exigido la convocatoria de elecciones.

La líder conservadora ha perseverado en sus críticas al Parlamento, al que reprochó que ha rechazado el Acuerdo y la marcha sin acuerdo y «todas las variaciones del acuerdo que están sobre la mesa». Es una afirmación que disputan los impulsores de 'votaciones indicativas« sobre alternativas, cuya segunda fase se celebrará el lunes.

Consenso suave

En las primeras votaciones, el miércoles, ninguna de las ocho opciones consideradas efectivamente obtuvo mayoría. El Ejecutivo se abstuvo y dio libertad de voto a los diputados conservadores, pero el anuncio de la dimisión de May mientras se debatían llevó a destacados 'brexiters' a declarar que votarían esta vez por el Acuerdo, afectando a la atmósfera de la Cámara en el momento de los votos.

Según el diario 'The Sun', cargos ministeriales de desplegaron además en el Parlamento para convencer a sus correligionarios de que votasen en contra de todas las opciones. La convocatoria de un segundo referéndum o la permanencia en la unión aduanera obtuvieron mejores resultados que los obtenidos por el Acuerdo del Gobierno en sus tres votaciones.

La propuesta conocida como Mercado Común 2.0, que el negociador comunitario, Michel Barnier, ha descrito com Noruega +, con el signo de adición refiriéndose a la cooperación en seguridad y defensa, obtuvo el mayor número de apoyos entre diputados conservadores y el mayor también de abstenciones, 167. Es la única opción entre las barajadas que evitaría una frontera en Irlanda.

Sus promotores principales son Nick Boles, un diputado conservador que ha perdido el apoyo de la agrupación conservadora en su circunscripción, Grantham, lugar de nacimiento de Margaret Thatcher, y Stephen Kinnock, laborista crecido en Bruselas, hijo de políticos laboristas- su padre, Neil fue líder del partido- y casado con la exprimera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt.

Líderes

No tiran la toalla, porque el Gobierno ha presentado este viernes a votación el Acuerdo de Salida, sin la Declaración Política anexa- que define las líneas maestras de la futura relación- también acordada con el Consejo Europeo el pasado noviembre. Sorteaba así la exigencia del presidente de los Comunes para que hubiese 'cambios sustanciales' con respecto a lo votado anteriormente.

La salida de la UE con acuerdo requiere que Reino Unido ratifique los dos documentos. Si la Cámara de los Comunes aprobase el lunes una de las opciones, como la propuesta por Boles, Kinnock y otros, una negociación con Bruselas para modificar la Declaración Política sería breve. Pero la resolución del 'brexit', en esta versión suave, depende una vez más de la división del Partido Conservador y ahora de una batalla por su liderazgo.

Dominic Raab, exministro para la Salida de la UE, se propone como futuro líder conservador. Tras renunciar a su puesto en el Gabinete por la firma del Acuerdo y tras votar dos veces en contra, ha explicado que este viernes votaría por el Acuerdo, pero advirtiendo que su conversión no se extendía a los siguientes pasos del proceso.

Los promotores de consenso parlamentario han detectado que 'brexiters' como Raab han apoyado el Acuerdo para evitar el salto a la prórroga larga el 12 de abril y obtener el plazo fijo hasta el 22 de mayo, para enmarcar una renegociación con la UE sobre la Declaración Política resucitando la marcha sin acuerdo. Ese sector 'tory', sin mayoría en el Parlamento, quiere controlar el partido.

Más información