Rusia escenifica su solidaridad con el régimen de Maduro

Lavrov (d) y Rodríguez. /EP
Lavrov (d) y Rodríguez. / EP

Putin acepta acoger la sede de Petróleos de Venezuela

RAFAEL M. MAÑUECOCorresponsal en Moscú (Rusia)

Mientras se tensa cada vez más la cuerda entre el dictador venezolano, Nicolás Maduro, y el presidente interino, Juan Guaidó, apenas unas horas después de que el asunto se tratara en la ONU sin que se consiguiese aprobar ninguna resolución, la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, era recibida en Moscú por el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov. Ella aprovechó el momento para anunciar que «Maduro ha dado instrucciones para que la oficina de Petróleos de Venezuela -PDVSA- que se encuentra en Lisboa sea trasladada a Moscú».

«Haremos todo lo posible para contrarrestar los intentos de injerencia en los asuntos internos de Venezuela», declaró Lavrov al comienzo de las conversaciones con Rodríguez. «Ante esta situación, debo subrayar que el presidente Vladímir Putin ha querido trasmitir sus palabras de apoyo y solidaridad hacia su colega y amigo, el presidente Nicolás Maduro», añadió el titular ruso de Exteriores.

Eso sí, dejó claro que, por ahora, tal «solidaridad» se circunscribirá al ámbito humanitario y económico al señalar que «Rusia continuará ayudando a las autoridades de Venezuela a resolver las dificultades económicas y sociales, incluso mediante la concesión de ayuda humanitaria legítima». Según sus palabras, Moscú podría satisfacer en breve la petición de Caracas de hacer un segundo envío de preparados farmacéuticos, tras hacer un estudio en profundidad de las necesidades, y recordó que en la partida anterior iban «7,5 toneladas de medicamentos». Lavrov habló también de «envíos masivos de trigo».

Pero, a juzgar por lo que admitió Rodríguez durante la rueda de prensa, su encuentro con el jefe de la Diplomacia rusa estuvo dedicado fundamentalmente a hablar de una posible intervención militar de Estados Unidos. Sobre esta cuestión, señaló la vicepresidenta venezolana, «tuvimos un intercambio de información relevante». Su interlocutor ruso reconoció que «no se puede descartar» tal intervención de fuerzas norteamericanas.

Según Lavrov, «EEUU planea en breve adquirir armas ligeras, morteros, misiles tierra-aire portátiles y otros tipos de armamento para enviarlos a países vecinos de Venezuela». Añadió a este respecto que «el transporte de estas armas lo hará una compañía aérea de uno de los regímenes más obedientes, mejor dicho, absolutamente el más sumiso a Washington dentro del espacio postsoviético», en evidente alusión a las autoridades ucranianas.

Rodríguez agradeció a Putin y al pueblo ruso «el apoyo a Venezuela, el respaldo al gobierno constitucional legítimo». Así mismo, la vicepresidenta anunció que

«Maduro ha instruido que la oficina de Petróleos de Venezuela que se encuentra en Lisboa sea trasladada a Moscú». Según sus palabras, «Europa no da garantías de respeto de nuestros activos (...) lo países occidentales violan sus propias leyes capitalistas».