Bolsonaro no trasladará la embajada a Jerusalén

Netanyahu hace un gesto a Bolsonaro en Jerusalen./REUTERS
Netanyahu hace un gesto a Bolsonaro en Jerusalen. / REUTERS

El miedo a poner en peligro las relaciones comerciales con los países árabes ha podido con los planes de traslado

MIKEL AYESTARANCorresponsal. Jerusalén

Brasil da marcha atrás en su decisión de trasladar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén y se limitará a abrir una oficina comercial en la ciudad santa. Así lo anunció el ministro de Exteriores, Ernesto Araújo, en el primer día de la visita oficial a Israel del presidente, Jair Bolsonaro. El líder conservador devuelve a Benyamin Netanyahu la visita de diciembre y lo hace en la última semana de campaña de cara a las elecciones generales israelíes en las que el primer ministro aspira a conquistar su quinto mandato, pese a sus problemas con la justicia. Netanyahu contaba con el traslado de la legación brasileña para poder anotarse un tanto más a su favor de cara al electorado, pero parece que el miedo a poner en peligro las relaciones comerciales con los países árabes ha podido con los planes de traslado que el propio Bolsonaro desveló vía Twitter el pasado mes de noviembre.

Según desveló en una reciente entrevista concedida a Reuters el vicepresidente, Hamilton Mourao, «este movimiento amenaza a la exportación de carne halal (alimentos aceptables según la ley islámica)», un negocio en el que Brasil es líder mundial.

En los medios locales el anuncio del no traslado de la legación eclipsó al resto de temas de una jornada marcada por la firma de seis acuerdos bilaterales con los titulares israelíes en el campo de la seguridad, la aviación, ciencia y la tecnología, seguridad pública, cibernética y salud. Hasta el momento Guatemala es el único país que ha seguido los pasos de Donald Trump y ha decidido romper el consenso internacional para abrir embajada en la ciudad santa.

Netanyahu se desplazó al aeropuerto internacional de Tel Aviv para recibir a quien define como su «buen amigo» a pie de pista y le dio una bienvenida calurosa en plena alfombra roja. «Amo Israel», fueron las primeras palabras del recién llegado y las pronunció en hebreo. Será una visita de cuatro días en la que el presidente brasileño visitará el Muro de los Lamentos, el lugar más sagrado para los judíos, acompañado de Netanyahu. Este gesto ya lo realizó hace diez días el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y rompe con la costumbre diplomática de no visitar el lugar. El Muro se encuentra en la parte oriental de la ciudad que Israel ocupó en 1967 y cuya anexión es considerada ilegal por la comunidad internacional.