Rusia empieza a retirar sus aviones de combate de Siria

Uno de los pilotos que han participado en la campaña es recibido en la base militar de Voronezh. /
Uno de los pilotos que han participado en la campaña es recibido en la base militar de Voronezh.

Familiares y altos mandos militares reciben con honores a los primeros pilotos rusos que han regresado a su país tras una campaña aérea que se ha prolongado durante más de cinco meses

COLPISA / AFPDamasco

Los primeros pilosos rusos que han regresado a su país tras el anuncio de que Moscú retirará la mayor parte de contingente desplegado en Siria han sido recibidos este martes con honores por sus familiares y también por altos mandos militares.

Más información

Los pilotos han sido recibidos en la base militar de Voronezh, en el sudeste del país por una multitud que agitaba banderines rusos y que llevaba flores y globos para celebrar su retorno. Antes de aterrizar hicieron un vuelo de exhibición, según imágenes transmitidas por la televisión rusa. Entre los asistentes ha estado el comandante de la Fuerza Aérea, Viktor Bondarev. "Los felicito por la misión cumplida. Una vez más probaron al mundo entero que la formación de nuestros pilotos está al más alto nivel", ha celebrado el general.

El presidente ruso, Vladímir Putin anunció el lunes la retirada de la mayor parte del contingente ruso desplegado en Siria desde el pasado 30 de septiembre para sostener con bombardeos aéreos al Gobierno sirio. El anuncio coincidió con el inicio de los diálogos de paz indirectos entre el Gobierno y la oposición en Ginebra. Unas negociaciones que se producen cuando la guerra en Siria entra en su sexto año.

La primera reacción a la retirada rusa no tardó en producirse. Los yihadistas del Frente al Nusra, la filial siria de Al-Qaida, hablaron de "derrota" rusa y anunciaron que lanzarán una ofensiva en este país en las próximas 48 horas. En Ginebra, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha afirmado hoy que la retirada parcial rusa de Siria es un "acontecimiento significativo" y espera que tenga un "impacto positivo" en las negociaciones de paz de Ginebra.

Retirada parcial

Sin embargo, el jefe de la administración presidencial rusa, Serguei Ivanov, ha advertido de que esta retirada no se aplicará a los sistema de defensa antiaérea "más modernos" desplegados en Siria, sin confirmar si se trata de las baterías antimisiles S-400. "Mantenemos una protección eficaz para la parte del contingente que se queda en Siria, en particular con medios de protección en tierra, mar y aire", ha declarado Ivanov, citado por las agencias rusas. "Para garantizar la seguridad, incluyendo desde el aire, se necesita la tecnología de defensa aérea más moderna", ha añadido.

Además, el viceministro ruso de Defensa ha advertido de que su país seguirá bombardeando "objetivos terroristas" en Siria. "Todavía es muy temprano para hablar de victoria sobre el terrorismo. La aviación rusa tiene la misión de seguir golpeando objetivos terroristas", ha dicho Nikolai Pankov desde la base aérea rusa de Hmeimim, en el noroeste de Siria.

Más de cinco meses de campaña aérea

Tanto el Consejo de Seguridad de la ONU como Irán, a través de su ministro de Exteriores Mohamad Javad Zarif, han considerado "positivo" el anuncio del Kremlin. Por su parte, la Casa Blanca ha indicado que Putin y Barack Obama hablaron por teléfono sobre la "retirada parcial" de las fuerzas rusas, aunque según Josh Earnest, un portavoz del presidente estadounidense, es "difícil" medir el impacto de este anuncio sobre las negociaciones. Francia también ha saludado este martes las decisión rusa, calificándola de "evolución positiva". "Todo lo que contribuye a la desescalada en Siria debe ser alentado", ha declarado un portavoz del ministerio francés de Exteriores.

Desde el 30 de septiembre, más de 50 aviones de combate rusos han atacado "objetivos terroristas" y han permitido al Ejército del régimen, en dificultades, lograr importantes victorias. Sin embargo, los occidentales acusan a Rusia de atacar más a los rebeldes "moderados" que a los yihadistas del Estado Islámico (EI).

Negociaciones en Ginebra

El anuncio de Putin llegó pocas horas después de que empezara en Ginebra un nuevo ciclo de negociaciones entre los representantes del régimen y la fragmentada oposición siria, en las que la cuestión central sigue siendo el futuro de Bachar el-Asad.

La oposición siria presentará hoy al mediador de la ONU, Staffan de Mistura, un documento que contiene doce puntos que, desde su perspectiva, deben figurar en la agenda, ha adelantado un miembro de dicha delegación. Entre esos temas de discusión aparecen cuestiones humanitarias, aunque la prioridad se dará a asuntos políticos, en particular a la rápida formación de un órgano transitorio con plenos poderes ejecutivos, ha agregado.

La fuente no ha descartado la posibilidad de que eventualmente se acepte la participación en ese órgano de miembros del actual Gobierno de Damasco, siempre y cuando no se trate del presidente El-Asad "o de otros que hayan participado en crímenes contra el pueblo sirio". A ese respecto, ha indicado que los opositores sirios en el exilio tienen contactos esporádicos con miembros de la oposición tolerada por el Ejecutivo de Siria y reconocida por Rusia, su mayor aliado junto con Irán. Sin embargo, "no está claro si ellos trabajan en favor del pueblo sirio o el régimen de El-Asad", ha señalado la fuente.

Por otra parte, el miembro de la delegación de la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN) -alianza formada por grupos rebeldes armados y de la oposición política en el exilio- ha rechazado que se haya excluido del equipo negociador a la minoría kurda. Ha considerado que en realidad se trata de un pretexto que pone el Gobierno para dilatar el inicio de las negociaciones.

La fuente ha precisado que entre los negociadores que participaran en las reuniones con el mediador de la ONU hay tres kurdos, que representan entre otros al Consejo Nacional Kurdo. Esta entidad política se incorporó en 2012 a la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS), que a su vez participa en la CSN.

De Mistura mantendrá hoy la primera reunión de trabajo formal con la delegación de la oposición y mañana volverá a entrevistarse con la misión gubernamental, con la que celebró un primer encuentro el lunes.

La guerra en Siria, que empezó en marzo de 2011 tras la represión del régimen contra manifestaciones prodemocráticas, se ha convertido en un conflicto complejo donde intervienen actores locales e internacionales. Hasta ahora han muerto cerca 270.000 personas y la mitad de la población ha tenido que huir del país.