EE UU dice que hará exámenes médicos a los menores inmigrantes detenidos

Varias personas cargan el féretro de la menor Jakelin Caal Maquín durante un recorrido hasta el cementerio de la comunidad de San Antonio Secortéz (Guatemala)./EFE
Varias personas cargan el féretro de la menor Jakelin Caal Maquín durante un recorrido hasta el cementerio de la comunidad de San Antonio Secortéz (Guatemala). / EFE

La muerte de dos niños guatemaltecos en un mes bajo custodia de la patrulla fronteriza fuerza a reconocer la falta de una atención adecuada

CAROLINE CONEJEROCorresponsal. Nueva York

La muerte del segundo menor en custodia el día de Navidad, apenas dos semanas después del fallecimiento de otra pequeña guatemalteca, forzó a las autoridades de protección de fronteras de Estados Unidos a ordenar exámenes médicos a todos los niños inmigrantes detenidos. Los responsables de la gestión de la frontera, que prometieron una investigación independiente y a fondo de las circunstancias de ambas muertes, reconocieron también la insuficiente dotación de recursos y de capacidad para proveer servicio médico y una atención adecuada a los cientos de familias que transitan cada día por las instalaciones de detención.

Felipe Gómez Alonso, de 8 años, que se encontraba detenido con su padre, Agustín Gómez, desde que fueron apresados en la frontera el día 18, murió apenas unas horas antes de que el cuerpo de Jakelin Caal, la primera niña de 7 años fallecida en custodia de inmigración, llegara a su pueblo guatemalteco de origen, San Antonio Secortez, para ser enterrada. La muerte del segundo menor inmigrante tuvo lugar en medio del cierre parcial del Gobierno federal a consecuencia del desafío del presidente Trump al Congreso, al que exige incrementar de modo significativo la financiación de su ansiado muro con México.

Mientras las autoridades tratan de esclarecer las causas del fallecimiento del pequeño Felipe, la patrulla fronteriza no ha podido explicar aún por qué el menor fue dado de alta en su primera visita al hospital de Alamogordo, en Nuevo México. El niño, al que se administraron antibióticos y un antiinflamatorio, fue devuelto junto a su padre a la estación de detención. Después se sintió peor pero, según las autoridades, el padre rehusó un segundo traslado al hospital. Sólo cuando el menor vomitó, agentes de la patrulla decidieron llevarlo de nuevo al centro sanitario. Llegó inconsciente y murió poco después, tras fracasar los intentos del personal médico para reanimarlo.

Más de una semana

El Ministerio de Exteriores guatemalteco pidió una investigación mientras que el cónsul del país en Phoenix, Arizona, Oscar Padilla, tras hablar con el padre del niño, señaló que ambos habían viajado desde Nentón, una localidad a 450 kilómetros de Ciudad de Guatemala, y se dirigían a Johnson City en Tennessee.

Las autoridades no han explicado todavía el hecho de que Felipe y su padre llevaran más de una semana detenidos, un tiempo de confinamiento inusualmente largo que excede el período de 72 horas que marca la regulación migratoria. Según el procedimiento legal, a los pocos días de su detención la patrulla fronteriza debe transferir a los inmigrantes bien para ser devueltos a su lugar de origen o para ser llevados a centros de detención de largo plazo, con más capacidad y mayor dotación de servicios. Las estaciones preliminares suelen ser pequeñas y están infradotadas.

Entre los recursos citados para mejorar la gestión y aumentar la capacidad, la patrulla fronteriza sugiere utilizar la asistencia adicional de otras agencias del Gobierno, incluidas la de los Departamento de Salud y Defensa, la agencia Ifema de gestión de emergencias y hasta la Guardia Costera. Miles de menores sin contabilizar se encuentran bajo custodia de las autoridades de protección de fronteras y en centros de detención desde que la Administración de Trump impuso su agresiva política antiinmigrantes. En los últimos meses aumentó el número de familias que buscan asilo en la frontera estadounidense, donde a menudo llegan deshidratados y agotados después de atravesar a pie extensos parajes inhóspitos.

Más información:

 

Fotos