Las manifestaciones vuelven a Hong Kong por décimo fin de semana consecutivo

Disturbios en el décimo fin de semana consecutivo de protestas en Hong Kong./AFP
Disturbios en el décimo fin de semana consecutivo de protestas en Hong Kong. / AFP

Las protestas estuvieron protagonizadas por ancianos, padres e hijos y miles de personas que participaron en una nueva sentada en el aeropuerto y en otra concentración no autorizada

EFEHong Kong

Hasta cuatro manifestaciones protagonizaron este sábado del décimo fin de semana consecutivo de protestas en Hong Kong. Una marcha de ancianos, otra de padres e hijos, una nueva sentada en el aeropuerto y una manifestación no autorizada por la Policía volvieron a mostrar el descontento de los ciudadanos con el Gobierno y la injerencia de China en los asuntos de la ciudad.

Este viernes, la líder del Gobierno local, Carrie Lam, había llamado a los ciudadanos a dejar atrás las diferencias y evitar el caos o la violencia para restaurar el orden, al considerar que la situación ha causado graves daños a la economía de este centro financiero. No obstante, esta mañana cientos de ancianos se congregaron en el distrito financiero de Wan Chai para entregar cartas a instituciones como la Policía o la oficina de Lam en las que acusan al Gobierno de ignorar las demandas de los hongkoneses y a las fuerzas de seguridad de abusar de la fuerza. Una hora después, cientos de padres -la mayoría, de entre 20 y 40 años- acompañados de sus vástagos participaron en un mitin organizado en un parque del distrito Central bajo el lema «Proteged el futuro de nuestros hijos». «El Gobierno es vago y la gente está descontenta» fue uno de los cánticos que entonaron los manifestantes en una mañana de intenso calor en Hong Kong.

Isaac, de 11 años, explicó a Efe por qué decidió acudir junto a su madre a la protesta: «Quiero hacer algo por Hong Kong y animar a los hongkoneses. La gente ha organizado muchas protestas pero Carrie Lam hace oídos sordos. Algunos policías son buenos, pero otros no; son violentos y hacen daño a la gente».

Otra vez el aeropuerto

Asimismo, los cientos de manifestantes que hicieron noche en la terminal de llegadas del Aeropuerto Internacional de Hong Kong vieron cómo otros se les unían hasta alcanzar el millar de personas, que entregaban folletos y octavillas para tratar de concienciar a los visitantes extranjeros sobre la crisis hongkonesa.

Por la tarde, más de mil personas participaron en una marcha pacífica en el barrio periférico de Tai Po, que había sido prohibida por la Policía. Una hora después de su inicio, parte de los manifestantes se dirigió a una estación de metro mientras que decenas de ellos marcharon hacia una comisaría, protegida por agentes antidisturbios. La Policía, no obstante, exigió a un grupo de manifestantes vestidos de negro que dejasen de bloquear calles en los cercanos barrios de Sha Tin y Tai Wai. Los agentes tuvieron que emplear gases para dispersar a la muchedumbre.

Pero no todas las manifestaciones tuvieron como objetivo protestar contra las autoridades: cientos de personas se unieron a una campaña organizada por un grupo progubernamental y visitaron comisarías para mostrar apoyo a la Policía. Agitando banderas chinas, cantaban «La Policía de Hong Kong es la mejor» y «Agradecemos vuestro trabajo duro».

La peor crisis política vivida en décadas en Hong Kong continúa tras dos meses de protestas que, pese a estar originalmente dirigidas contra un polémico proyecto de ley de extradición, han derivado hacia demandas más amplias sobre los mecanismos democráticos de la ciudad. A pesar de que Lam dio por «muerto» el proyecto a principios de mes, los manifestantes no se dieron por satisfechos y han seguido inundando las calles de la ciudad.

Este domingo está convocado un mitin en el Parque Victoria, el más grande de la ciudad y situado cerca de una popular zona comercial de la isla de Hong Kong.