Aumenta a 118 el número de muertos por la explosión de una toma de combustible en México

Un ducto fue perforado por criminales, lo que atrajo a unos 700 vecinos

COLPISA / AFP

Tras confirmarse tres decesos más, el número de muertos por la explosión de un ducto de gasolina en el estado mexicano de Hidalgo mientras era saqueado por pobladores se elevó a 118, informó este martes el gobierno mexicano.

Una treintena de personas siguen hospitalizadas, varias de ellas con pronósticos graves, pues presentan quemaduras en más del 80% de su cuerpo y de sobrevivir requerirán de una prolongada terapia de rehabilitación. Se teme que en las próximas horas se puedan registrar más fallecimientos por la gravedad de las lesiones.

El suceso

La tarde del 18 de enero, un ducto cercano a la comunidad de Tlahuelilpan fue perforado por criminales, lo que atrajo a unos 700 vecinos, incluidas familias enteras, que llenaban baldes y bidones de combustible cuando ocurrió la explosión.

El percance ocurrió en momentos en que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador impulsa una estrategia nacional para acabar con el robo de combustible, que provocó desabastecimiento en algunos puntos del país.

La noche del lunes, otro ducto fue perforado a unos 50 kilómetros de Tlahuelilpan y derivó en una explosión, sin que hasta ahora se informe de víctimas. El 'huachicol' -como se conoce en México al combustible robado- cuesta en promedio la mitad del precio de las gasolinas en el mercado. Se estima que este delito deja pérdidas anuales por unos 3.000 millones de dólares.

Temas

Mexico
 

Fotos