Acusan de abuso sexual a un obispo argentino cercano al Papa

Gutavo Óscar Zanchetta. /AFP
Gutavo Óscar Zanchetta. / AFP

Gustavo Óscar Zanchetta trabajaba desde finales de 2017 en el organismo que gestiona los bienes inmobiliarios de la Santa Sede

DARÍO MENORCorresponsal en Roma (Italia)

A poco más de un mes de la conferencia sobre pederastia eclesial a la que están convocados en El Vaticano del 21 al 24 de febrero los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo, los escándalos sexuales siguen golpeando de lleno a la Santa Sede. El protagonista del último caso conocido es el obispo argentino Gustavo Óscar Zanchetta, asesor desde 2017 del ente para la gestión del patrimonio inmobiliario vaticano y que se encuentra bajo investigación tras haber sido acusado de abuso sexual, informó este viernes la Santa Sede.

Zancheta es un prelado cercano a Jorge Mario Bergoglio, que al poco de ser elegido Papa lo designó pastor de la diócesis argentina de Orán. En este territorio del norte del país latinoamericano dejó un pésimo recuerdo por su autoritarismo y las malas relaciones que mantuvo con el clero local, por lo que se vio obligado a dimitir y se retiró durante un tiempo a España. Francisco volvió a mostrar su confianza en él al nombrarle a finales de 2017 asesor de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), el organismo que gestiona los bienes inmobiliarios de la Santa Sede, valorados en más de 3.000 millones de dólares.

El Vaticano no aclaró si los abusos sexuales de los que se acusa a Zancheta habrían sido cometidos con algún menor de edad. Según el diario argentino 'El Tribuno', sus víctimas habrían sido tres seminaristas. También habría cometido abuso de poder con otros eclesiásticos. El portavoz provisional de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, explicó en un comunicado que las acusaciones se conocieron el pasado otoño y que el actual obispo de Orán ha abierto una investigación. Si se confirmaran las sospechas, el caso pasará a ser examinado por la comisión vaticana encargada de juzgar a los prelados que se ven inmersos en estos casos.

Mientras dure la investigación, Zanchetta dejará de trabajar en el Vaticano. Gisotti aseguró que cuando el obispo argentino presentó su renuncia, no había constancia de ningún caso de abuso sexual en que estuviera implicado. Sólo se le acusaba de «autoritarismo» y él mismo reconocía su «dificultad para gestionar las relaciones con el clero».

 

Fotos