Ibiza, fama y dinero

Rafa Nadal, con unos amigos en la plataforma de popa de su yate 'Beethoven' en aguas de Baleares./GTRES
Rafa Nadal, con unos amigos en la plataforma de popa de su yate 'Beethoven' en aguas de Baleares. / GTRES

La isla Pitiusa se convierte un verano más en destino favorito de deportistas de élite y otros multimillonarios famosos

ARANTZA FURUNDARENA

El viejo chiste del cateto que llega a la gran ciudad, coge el autobús, pregunta que cuánto vale, el conductor le responde 1,50, y entonces el cateto va y vocea ¡Bájense todos que lo compro! podría convertirse en anécdota verídica, en genuino hecho real. Por Ibiza circula ahora mismo tanto famoso y con tal cantidad de pasta que cualquier día uno de ellos va a mandar desalojar la isla al grito de ¡Bájense todos que la compro! Messi, sin ir más lejos... El delantero, en plan 'no sé dónde poner el dinero de tanto que tengo', se compró esta pasada primavera un hotel en la isla. Y ahora navega por sus aguas en un yate que compite en eslora con el de Rafa Nadal. Y, ojo, que el de Nadal tiene 23 metros (en horizontal, un edificio de siete pisos)

Nadal no ha ganado Wimbledon ni Messi el Mundial de Rusia. Y esto ha tenido sus consecuencias... ¿Que han caído en la depresión? No, que han adelantado sus vacaciones. A Messi, antes de recalar en las Baleares, le dio tiempo a disfrutar de una semana en el Caribe (no fueron dos porque Argentina llegó a octavos). En Ibiza le acompañan su mujer, Antonella Rocuzzo, sus hijos (Thiago, de cinco años, Mateo, de casi tres, y Ciro, de solo cuatro meses) y ese nutrido grupo de parientes y amigos que engorda como una bola de nieve cuesta abajo cuando uno es rico y famoso.

A bordo del 'Beethoven'

Cristiano y Sergio Ramos han degustado en el Sublimotion 'la cena más cara del mundo'

Rafa Nadal también navega con la peña. ¿Quién no querría ser amigo del propietario de un barco de dos millones y medio de euros? Alguno habrá, pero pocos. El yate se llama 'Beethoven', bien por el famoso músico o por el famoso perro. La cosa es que el tenista no tiene un hotel en Ibiza. Pero solo porque no quiere. En otras islas, como la mexicana Cozumel, a falta de uno es dueño de dos. En Ibiza de momento se conforma con ser copropietario de un restaurante junto a Cristiano Ronaldo, Pau Gasol y Enrique Iglesias... ¿Enrique Iglesias? Lo del yate va a ser por el perro.

Más ibicenca que nunca, Norma Duval ha posado junto a sus esculturales sobrinas en Tagomago, la minúscula pero selecta isla pitiusa que tiene alquilada su novio Matthias Kühn. Cómo será de pequeña que solo hay una casa. Y cómo será esa casa que alquilarla cuesta 250.000 euros por semana. Olvidada la crisis, en Ibiza ya nadie esconde el dinero. Allí es posible disfrutar de 'La cena más cara del mundo' en el Sublimotion, donde el chef Paco Roncero ha ideado una performance gastronómica para solo diez comensales.

Cuenta un taxista local que el hijo del jeque de Qatar dejó en el Sublimotion 10.000 euros de propina. Leyendas urbanas aparte, Cristiano Ronaldo cenó allí una noche con sus guardaespaldas y unas amigas. Y Sergio Ramos, mucho antes de sentar cabeza y pedirle matrimonio a Pilar Rubio, celebró su cumpleaños con sus amigotes de Sevilla... El cubierto cuesta 1.650 euros. Pero por ese precio, en términos virtuales (las proyecciones abarcan las cuatro paredes e incluso la mesa), te canta al oído Bisbal, viajas al fondo del mar y al planeta de Avatar, vas al cabaret, vuelas a Tailandia, desciendes a los infiernos, tocas el cielo... Y no paras de brindar con Dom Pérignon Segunda Plenitud (a unos 400 euros la botella). Dicen que Messi todavía no ha ido... Y es raro porque, con 96.000 euros diarios para gastar, podría cenar allí todas las noches.

Contenido Patrocinado

Fotos