La patronal leonesa llama a la cautela ante la caída del paro por «un posible cambio de tendencia»

Javier Cepedano (derecha), presidente de Fele. /
Javier Cepedano (derecha), presidente de Fele.

Fele anima a las administraciones a «apoyar la actividad económica»

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

León ha registrado en agosto un descenso de 529 personas en las listas del Servicio Público de Empleo respecto al mes anterior, siendo la provincia con mayor descenso del número de parados de toda la Comunidad Autónoma y rompiendo así con la tendencia nacional de incremento del desempleo.

Asimismo, ha registrado un importante descenso de 1.969 parados respecto al mes de agosto del año pasado. Una «buena noticia», a juicio de la Federación Leonesa de Empresarios (Fele), que sitúa a León con un total de 27.185 personas en situación de desempleo.

Esta evolución positiva «resulta coherente con el buen comportamiento que habitualmente tiene el empleo en los meses de verano asociado al sector servicios». Sin embargo, es destacable en esta ocasión el descenso del paro en la agricultura (240 parados menos).

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, la provincia también registra datos positivos y es que gana 1.776 afiliados respecto al mes de agosto del año 2018.

Fele, en línea con sus patronales Ceoe y Cepyme, «llama a la cautela ante un posible cambio de tendencia en los próximos meses». Según la patronal «se observan algunos síntomas de ralentización de la economía europea que, en lo que respecta a nuestro país, se puede ver agudizado por la falta de un Ejecutivo estable». Para ello, es fundamental «un marco de estabilidad institucional que evite incertidumbres puesto que la falta de acuerdo entre los partidos sigue paralizando el Congreso y, con ello, las decisiones de inversión en la provincia de León».

Para poder continuar en el camino adecuado, Fele también reclama por parte de las instituciones «un apoyo claro a empresas y el impulso de su actividad, debiendo actuar para mejorar el entorno en que trabaja el tejido productivo con un ajuste estable de sus costes tanto fiscales como laborales; con el recorte de las cargas administrativas que soportan sus actividades, así como mayores facilidades y apoyos para ganar tamaño, internacionalizarse e innovar».