Ana Marcello (Podemos): «Ulibarri, no te tenemos miedo»

Ana Marcello, durante el acto electoral de Pablo Iglesias en León. / N. Brandón

La diputada leonesa se muestra muy crítico de las «enredaderas que mantiene las estructuras de poder» y advierte a la senadora leonesa del PP «que los nietos de los represaliados no queremos un saco de huesos, solo justicia y reparación»

A.C.
A.C.León

Ana Marcello, la número uno al Congreso por Unidad Podemos León, se mostró este viernes muy crítica con la corrupción, con las «enredaderas que mantiene las estructuras de poder» y que son regadas «de alguien que todos sabemos a pesar de que los medios de comunicación nos corten».

Una enredadera que, según remarcó, tiene nombre y apellidos en León: José Luis Ulibarri, el empresario leonés que fue el epicentro de la operación Enredera. «Señor Ulibarri, no le tenemos miedo», le advirtió Marcello.

Durante su intervención, Marcello además recordó la necesidad de crear una ley «de mano dura» ante las grandes multinacionales así como articular medidas que eviten que la población del medio rural sigan siendo considerados ciudadanos de segunda.

También hizo alusión a la necesidad de articular una transición justa las comarcas mineras así como de articular una ley que blinde las pensiones, que evite que hombres y mujeres de León cobre 600 euros al mes, siendo necesario además intervenir a las eléctricas «para no tener que elegir entre comer o pagar el recibo de la luz».

Un discurso en el que, según señaló, Marcello no pudo resistirse a mandarle un mensaje a la senadora leonesa Ester Múñoz, cuando decía que a las nietas de los represaliados, «sólo nos importaba un saco de huesos. No nos importa un saco de huesos, lo seguiremos diciendo igual que lo decía mi abuelo, verdad, justicia y reparación».

Por último lanzó un mensaje a las mujeres, a las que pidió no dar un paso atrás ante «ese señor que viene a caballo, «se lo debemos a nuestras madres y a nuestras abuelas que conquistaron nuestros derechos. Adelante León, el domingo a las urnas», concluyó Marcello.