Pablo Iglesias insta a León a llenar las urnas de verdades y ejercer su poder frente a los poderes económicos

Pablo Iglesias, este viernes, durante su mitin en León. / N. Brandón

Una entusiasmado y entregado público abarrota el acto electoral de Pablo Iglesias en León, que da altavoz a la crisis de Vestas, Embutidos Rodríguez, los Brif, los pensionistas y las trabajadoras del sector de la dependencia

A. CUBILLAS

Al grito unísono de ¡Sí se puede!, Pablo Iglesias llegó a un abarrotado Conservatorio de Música de León, que se quedó pequeño para albergar la primera visita a León del líder de Podemos coincidiendo con el cierre de campaña.

Un acto que arrancó en el exterior, donde Iglesias, con altavoz en mano, quiso agradecer la asistencia de los cientos de leoneses que quisieron arroparle pero que no pudieron acceder al interior del auditorio que superó el aforo de 350 plazas.

Allí, Iglesias con el puño en alto sintió el calor de León, que se volcó en un acto electoral en el que se di altavoz a algunos de los principales conflictos de la provincia de León, como el cierre de Vestas, de la mano de Rubén uno de los afectados, o de Embutidos Rodríguez, de voz de Milena Marqués Sánchez que denunció el «fraude» de la cárnica leonesa.

También estuvo presente la lucha por un 'Conservatorio Digno' a través del testimonio del portavoz de la plataforma ciudadana Miguel Ángel Fernández Llamazares así como del colectivo de profesionales de ayuda a domicilio, que a través de Marisa denunciaron sentirse «en tierra de nadie» y de las BRIF, de la mano de Juan Carlos González, ahora número 2 al Congreso de Unidas Podemos.

Ana Marcello y Pablo Iglesias, en el acto de León. / Campillo
«Ulibarri, no te tenemos miedo»

Ana Marcello, la número uno al Congreso, hizo alusión este viernes a la Operación Enredadera que mantiene las estructura de poder y advirtió a José Luis Ulibarri que «no le tenemos miedo» al igual que al 'rey del carbón' Victorino Alonso, tras salir sonriendo y desafiando a los medios de comunicación de los juzgados.

Marcello además recordó la necesidad de crear una ley «de mano dura» ante las grandes multinacionales así como articular medidas que eviten que la población del medio rural sigan siendo considerados ciudadanos de segunda.

También hizo alusión a la necesidad de articular una transición justa las comarcas mineras así como de articular una ley que blinde las pensiones, que evite que hombres y mujeres de León cobre 600 euros al mes, siendo necesario además intervenir a las eléctricas «para no tener que elegir entre comer o pagar el recibo de la luz».

Un discurso en el que, según señaló, Marcello no pudo resistirse a mandarle un mensaje a la senadora leonesa Ester Múñoz, cuando decía que a las nietas de los represaliados, «sólo nos importaba un saco de huesos. No nos importa un saco de huesos, lo seguiremos diciendo igual que lo decía mi abuelo, verdad, justicia y reparación».

Por último lanzó un mensaje a las mujeres, a las que pidió no dar un paso atrás ante «ese señor que viene a caballo, «se lo debemos a nuestras madres y a nuestras abuelas que conquistaron nuestros derechos. Adelante León, el domingo a las urnas», concluyó Marcello.

Por su parte, Enriqueta hizo alusión del problema que sufren más de dos millones de pensionistas, «viviendo por debajo del umbral de la pobreza», logrando levantar el auditorio al grito de «gobierne, quién gobierne, las pensiones se defienden».

Bandera por España

Al grito de «presidente», Iglesias arrancó su intervención que reconoció estar ante un acto emotivo, por muchos motivos, pero entre otros por Ana Marcello, una diputada que calificó de «especial, siendo la mejor leonesa que puede haber en el Congreso de los Diputados».

Iglesias destacó la mayoritaria presencia de mujeres y de jóvenes y por ello, frente a los que sacan pecho por España, aseguró sentirse muy orgulloso de ser español gracias a la multitud de mujeres que se movilizaron el 8 de marzo. «Eso hace a España grande, mucho más que cualquier bandera».

En este sentido recordó que defender España significa adelantar la edad de jubilación en algunos sectores, reconocer la relación laboral a los trabajadores autónomos o blindar por ley las pensiones, entre otros.

«Muchos tienen la bandera grande pero se les olvida lo que es defender España», puntualizó Iglesias, que invitó a los que defienden la implantación de una asignatura de Constitución a leerse la norma básica de España.

Pablo Fernández, líder de Podemos en Castilla y León, durante el acto electoral de Iglesias. / Campillo
«Sí se puede, a galopar»

A tan sólo 48 horas de escribir una nueva historia de España, Pablo Fernández, líder autonómico, recordó que «sí se puede» lograr un cambio, apostando por blindar las pensiones y por impulsar la Educación y la Sanidad pública.

Fernández además recordó que Podemos enarbolará la bandera de la transición justa, con un guiño a las cuencas mineras, «porque no se va a dejar a nadie atrás», a la par que hizo alusión a la justicia de la memoria histórica.

Un mensaje que lanzó desde una provincia que, según remarcó, «se desangra» y por ese se comprometió a llenar de vida a León, algo que sólo se consigue con Pablo Iglesias en el Gobierno, que derogará las dos reformas laborales, apostará por un empleo digno y que no le temblará las piernas ante las grandes multinacionales.

«El próximos domingo vamos a llenar las urnas de dignidad, justicia e ilusión. Sí se puede, a galopar el 28 de abril», aclamó Pablo Fernández.

Durante su intervención afeó a sus oponentes políticos y lamentó que España haya vivido estas semanas la campaña electoral «del odio y del ridículo» en el que algunos, dijo, se han dedicado «a ver quién dice la parida más grande o hace más el payaso pero la gente no es idiota».

«Nosotros no faltamos al respeto, ni tuvimos que insultar a nadie para defender nuestras propuestas», argumentó mientras reprochó a sus contrincantes presentar «el programa de vótame a mí para que no gane el otro».

El conflicto territorial también estuvo presente, pero califico de «falta de respeto» limitarlo al problema con Cataluña. Porque, continuó, el problema el problema territorial afecta a esa España vaciada, a ese medio rural que no tiene asistencia domicilio o a esos rincones donde no se bonifican la llegada de empresas.

¿No sirve la política?

El líder de Podemos se preguntó si la política no sirve para nada por qué funciona la brigada política o por qué las eléctricas fichan a los políticos, «porque saben que les necesitas». Y frente a este planteamiento, Podemos, «porque a nosotros no nos pueden comprar».

«El domingo es un día extraño porque ese día el voto de cualquiera vale igual que el voto de Botín, que el de Florentino Pérez y que el de Villar Mir» PABLO IGLESIAS

En este sentido, recordó que la única garantía que haya un gobierno de izquierdas es que esté Unidas Podemos en el poder y animó a la participación el domingo, una jornada en la que la ciudadanía tiene la oportunidad de tener más poder que los grandes poderes económicos.

«El domingo a seguir llenando de verdades las urnas», instó Iglesias, que recordó que todos y cada uno de los asistentes son tan importantes como la señora Botín. «El domingo es un día extraño porque ese día el voto de cualquiera vale igual que el voto de Botín, que el de Florentino Pérez y que el de Villar Mir».

«Vamos a demostrar otra vez que sí se puede», culminó Iglesias, ovacionado por un público que estuvo entregado de principio al fin del acto, que puso su broche entonando el 'Bella Ciao', el himno de la resistencia italiana.

.