El PSOE gana las elecciones en Castilla y León, pero necesitará de pactos para gobernar

El PSOE gana las elecciones en Castilla y León, pero necesitará de pactos para gobernar

Con el 83% escrutado, el PP pierde once procuradores, Ciudadanos gana siete, Podemos cae de diez a uno y pasa al grupo mixto con Vox, UPL y Por Ávila

Berta Muñoz Castro
BERTA MUÑOZ CASTRO

Las urnas acaban de confirmar lo que el CIS vaticinaba hace solo un par de semanas: el PSOE ha sido el partido más votado en Castilla y León, pero necesitará de pactos para gobernar. Los socialistas han tardado ocho legislaturas -32 años ni más ni menos- en volver a ganar unas elecciones autómicas en la comunidad y desbancar al Partido Popular del poder.

El partido capitaneado por Luis Tudanca se ha convertido este domingo -con el 83% escrutado- en la fuerza más votada en la región (34 procuradores) y el PP de Alfonso Fernández Mañueco, siguiendo la estela de Pablo Casado en las generales del 28 de abril, se cae con todo el equipo (31 procuradores), obteniendo el peor resultado de su historia.

Un descalabro en toda regla -los populares se dejan 11 procuradores en el camino- que ha servido a Ciudadanos, la formación liderada por Francisco Igea, para duplicar asientos (consiguen 12 procuradores, más del doble que en 2015) y desechar a Podemos de la tercera posición de un hemiciclo que deberá hacer hueco a Vox: el partido de Jesús García-Conde del Castillo aterriza en las Cortes de Castilla y León con un procurador.

José Sarrión anuncia su dimisión después de que IU se quede sin representación en las Cortes

El segundo batacazo de la noche es para Podemos. El partido morado, que en las pasadas elecciones consiguió 10 escaños, obtiene un único procurador y queda relegado a la quinta posición, al ser superado en votos por Vox. Este nefasto resultado no solo deja sin asiento en las Cortes a su líder, Pablo Fernández, sino que empuja a la formación al grupo mixto junto con Vox, UPL -que salvan los muebles con un procurador- y Por Ávila, grupo que entra en el arco parlamentario regional.

Izquierda Unida, por su parte, se queda sin representación en la cámara al perder el único procurador que tenía. El coordinador regional de IU y candidato de Castilla y León en Marcha a la Junta, José Sarrión, acaba de anunciar su dimisión ante los malos resultados obtenidos.

Tres procuradores menos que en 2015

Dejando a un lado los resultados, la novedad de este 26M en la comunidad es que ha habido tres puestos menos en liza por la merma de población en León, Salamanca y Segovia. Las Cortes de Castilla y León se constituirán el día 21 de junio con 81 procuradores, una cifra inédita en la región, que tuvo 82 tras los comicios de 2003 y uno más, 83, se repartieron en las elecciones de 1999 y 2007.

Días después -ya en julio- y tediosas reuniones mediante se conocerá el nombre del nuevo presidente de la Junta, un cargo que ocupó por primera vez, en 1993, el socialista Demetrio Madrid y que ha ido pasando legislatura tras legislatura por manos populares –José María Aznar (1989), Jesús Posada (1991), Juan José Lucas (2001) y Juan Vicente Herrera (2004-actualidad)–. Con los resultados todavía hirviendo, Luis Tudanca se perfila como el próximo pretendiente al presidir Gobierno regional, pero habrá que ver... Este domingo han hablado los ciudadanos, ahora le toca el turno a los partidos.

Más información