Podemos se compromete a construir «un León con futuro, empleo digno y posibilidades» si gobierna en la Junta

Pablo Fernández, con los candidatos de Podemos a nivel autonómico y municipal/Peio García
Pablo Fernández, con los candidatos de Podemos a nivel autonómico y municipal / Peio García

Pablo Fernández augura un «muchísimo mejor resultado» para la formación morada en las elecciones autonómicas respecto a las generales

MIRIAM BADIOLA
MIRIAM BADIOLALeón

El candidato de Podemos a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Pablo Fernández, trasladó este sábado a los leoneses su compromiso con la provincia para que «empiecen a llegar las inversiones necesarias para revitalizarla» y afirmó que en el caso de llegar a gobernar en la Junta construirá «un León con futuro, empleo digno y posibilidades».

Así lo apuntó tras reunirse en Villaquilambre con todas las candidaturas de Podemos en la provincia de León que se presentarán a los próximos comicios municipales para «poner en común ideas, propuestas, programas y proyectos» de cara a la primera ocasión en la que la formación morada acude con su propia marca, para la que se mostró «seguro de ser capaces de entrar con mucha fuerza en los ayuntamientos para poner en marcha políticas públicas en aras de que empiece a haber transparencia y se comience a gobernar para la mayoría social».

Una reunión que también sirvió para trasladar las líneas maestras del proyecto de Podemos para las elecciones autonómicas, en las que después de 30 años de Gobierno del Partido Popular, se presenta «una oportunidad histórica para promover un cambio político en Castilla y León» en el que «la única garantía es que Podemos esté en el Gobierno».

Así, en el caso de que Podemos consiga gobernar en la Junta, Pablo Fernández avanzó su compromiso con la provincia de León para que «empiecen a llegar las inversiones necesarias para revitalizarla», ya que «ha sido la más perjudicada por las políticas populares y la más asolada por la despoblación, la precariedad y el envejecimiento», en aras de construir «un León con futuro, empleo digno y posibilidades».

Unas inversiones que servirán, en primer lugar, «para generar empleos dignos y estables», así como para «impulsar y fortalecer los servicios públicos como la sanidad, la educación y los servicios sociales, especialmente en el medio rural», seguido por una tercer apuesta que promueva «infraestructuras de calidad» con el ferrocarril convencional como «eje vertebrador y de cohesión de la provincia», también con «un impulso a la Feve para hacer que los pueblos de la montaña leonesa no queden aislados», así como la garantía de «unas carreteras secundarias dignas».

El cuarto eje del proyecto de Fernández para la provincia pasa por el impulso y desarrollo al I+D+i para que León «esté a la vanguardia de España», para lo que potenciará el Incibe e impulsará la Ciuden «como centros de desarrollo tecnológico generadores de empleo de calidad» para que «la gente desarrolle un proyecto vital digno».

Finalmente, el quinto eje para por una estrategia «vital» para repoblar la provincia, con medidas como la renta de población y una discriminación fiscal positiva para las personas que se asienten en el medio rural.

Baile de la yenka

Respecto al escenario electoral que se presenta de cara al 26 de mayo, Pablo Fernández lo calificó de «completamente distinto» al del 28 de abril y se mostró «absolutamente convencido» de que Podemos obtendrá «muchísimo mejor resultado», debido a que «en las elecciones generales operó el voto del miedo, ya que muchas personas progresistas prestaron su voto al PSOE ante el temor de la irrupción de la extrema derecha».

Sin embargo, para Fernández es «determinante» el hecho de que el PSOE «se pasó toda la campaña diciendo que estaba dispuesto a formar un gobierno de coalición y progreso con Unidas Podemos, pero en cuanto han pasado las elecciones ha dicho que pretende un gobierno en solitario en respuesta al mensaje directo de la CEOE y el Banco de Santander que quieren un gobierno PSOE-Ciudadanos o del PSOE en solitario».

Para el líder regional Podemos, un gobierno en solitario del PSOE significaría que «no tiene los apoyos suficientes para poner en marcha medidas que favorezcan a los trabajadores, erradiquen los falsos autónomos, impulsen servicios públicos, blinden las pensiones, bajen los precios del elquiler y demás medidas sociales».

Frente a ello, «Podemos es la única garantía de que haya un Gobierno de verdadero cambio y progreso en el Congreso de los Diputados», aunque «lamentablemente el PSOE vive inmerso en un baile de la yenka que da un paso a la izquierda en la precampaña y tres a la derecha una vez que pasan las elecciones».