Iglesias abre un proceso de renovación en Podemos pero no dimite

Pablo Iglesias, esta mañana en la sede de Podemos / Ep

El líder de la formación morada reconoce los malos resultados en las elecciones y afirma que su cargo como secretario general está a disposición de los inscritos

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

La debacle en las municipales, autonómicas y europeas ahonda la crisis de Podemos, que tras los últimos reveses electorales afronta un periodo obligado para repensarse después de haber perdido todo su poder local -los conocidos como 'Ayuntamientos del cambio'-, con la única excepción de Cádiz.

El secretario general de la formación morada, que fue el único de los líderes nacionales en no comparecer la noche de ayer, lo ha hecho esta mañana para anunciar la reunión en las próximas semanas del Consejo Ciudadano del partido, máximo órgano interno tras las asambleas ciudadanas. Será donde se analice lo sucedido y se tomen las medidas que se consideren oportunas para recuperar la confianza del electorado.

Un nuevo cónclave nacional se presenta como la opción mas factible para intentar recuperar el pulso de Podemos. «Mi cargo está a la disposición de los inscritos de Podemos», ha señalado Iglesias al ser cuestionado sobre su futuro. No ha aclarado si en esa Asamblea tratará de renovar su mandato con una nueva reválida ante las bases o cederá el testigo a Irene Montero.

El salvavidas del futuro político de Iglesias podría estar en la entrada a un Gobierno de Pedro Sánchez. El líder de Podemos ha insistido esta mañana en la necesidad de formar un Ejecutivo de coalición. Y ha puesto como ejemplo las alianzas ya anunciadas entre PP, Ciudadanos y Vox en la Comunidad y Ayuntamiento de Madrid. Uno de los ministros de ese futuro gabinete debería ser el secretario general de Podemos, destacó el pasado viernes Iglesias en una entrevista a Efe. Pero no aclaró si se refería a él mismo o a Montero.

«Sin paños calientes»

En cualquier caso, antes de tomar las decisiones toca hacer «autocrítica». «Sin paños calientes, son unos resultados malos», ha reconocido antes de destacar que su partido no renunciará a formar parte de Gobiernos progresistas porque así se lo han pedido los 3,7 millones de españoles que votaron a Podemos en las generales de abril. El problema para los morados, es que tras lo sucedido este domingo se presentarán ante el PSOE en una posición mucho más débil para negociar.

Sobre la sombra de la comparecencia ha sobrevolado la pérdida del Ayuntamiento de Madrid. El líder de la formación morada animó en la recta final de campaña a votar a Madrid en Pie, la lista de los concejales díscolos de Manuela Carmena y que se ha quedado fuera del consistorio al no haber alcanzado la barrera del 5% de los votos. «Nosotros tenemos que hacer autocrítica, pero nuestros aliados en Madrid también», ha valorado en una clara alusión a Más Madrid e Íñigo Errejón. Y ha zanjado que no está de acuerdo con Juan Carlos Monedero, quien ha acusado al ex numero dos de la formación de ser el culpable de la debacle electoral.

«Lo que ha conseguido Sánchez es espectacular»

La relación entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha sido desde 2015 una montaña rusa que esta mañana ha alcanzado su pico más alto con un reconocimiento sin complejos del secretario general de Podemos a su homólogo socialista. «Lo que ha conseguido Pedro Sánchez en estos años es espectacular», ha dicho en declaraciones a la Sexta.

Los primeros contactos entre ambos dirigentes políticos se produjeron tras las generales de 2015. Se dedicaron buenas palabras, pero la pugna entre ambos por el liderazgo de la izquierda abrió una brecha que se convirtió en abismo con la repetición electoral, en las que Iglesias lo fió todo a superar al PSOE gracias a su alianza con IU.

La desconfianza entre uno y otro pervivió hasta la moción de censura, en la que Unidos Podemos apoyó al candidato socialista sin cortapisas. Después comenzaron las negociaciones como la de los Presupuestos fallidos, que les acercaron aún más. Y ahora están de acuerdo en ponerse de acuerdo, según señaló Iglesias tras reunirse con el presidente del Gobierno en Moncloa tras el 28-A. La última conversación entre ambos se produjo anteayer, aunque el líder de Podemos no ha querido revelar su contenido.

Sánchez no fue el único en recibir las alabanzas del secretario general podemista. «Tengo muchas diferencias con Anticapitalistas, pero lo que ha hecho 'Kichi' en Cádiz es increíble», ha dicho del alcalde de Cádiz, el único que retiene un Ayuntamiento del cambio.