Cae el PP, Vox se dispara, suben PSOE y Cs y UPL podría repetir

Resultado de la encuesta elaborada por Ical para las elecciones autonómicas./IcalGráfico
Resultado de la encuesta elaborada por Ical para las elecciones autonómicas. / Ical

Escenario abierto ante el 26-M: el PP sumaría mayoría con Cs o Vox, aunque el PSOE tendría también una opción con los de Rivera | Los populares bajan sensiblemente pero ganarían (31-35 escaños); el PSOE sube (26-28) pero no logra rentabilizar la caída de Podemos (3); Ciudadanos duplica (10-13) y Vox tendrá grupo en las Cortes (6)

ICALLeón

Castilla y León afronta el escenario político más abierto de su historia a poco más de tres meses para las elecciones autonómicas del 26-M. Una encuesta de Sigma Dos elaborada para la Agencia Ical revela un abanico inédito de posibles alianzas de los dos grandes partidos -PP y PSOE- para conformar el próximo Ejecutivo de la Comunidad. Los 'populares' sufren el desgaste de 30 años de gobierno pero volverían a ganar los comicios con entre 31 y 35 procuradores, lo que les permitiría alcanzar la mayoría absoluta con Ciudadanos, que puede duplicar su grupo actual hasta llegar a entre 10 y 13 escaños o con Vox que, con seis representantes, entraría en las Cortes por primera vez con grupo propio. La mayoría absoluta se sitúa en los 41 procuradores, al perder la Comunidad tres escaños correspondientes a las provincias de León, Salamanca y Segovia.

En detalle

El PSOE experimenta una subida más moderada, pero no rentabiliza la caída de Podemos y alcanza entre 26 y 28 asientos en el Parlamento (ahora tiene 25), lo que también hace posible intentar una alianza con el partido de Albert Rivera. La formación morada acusa el mayor desgaste y ve reducida su representación de diez a tres escaños, mientras que aún no está claro si IU y UPL lograrían entrar en el hemiciclo.

Trabajo de campo

El trabajo de campo de la encuesta ( 2.700 entrevistas y un margen de error de más-menos un 2,12 por ciento) fue realizado entre el 5 y el 12 de febrero por lo que recoge los efectos de la polémica sobre el relator para el diálogo con Cataluña, la manifestación en defensa de la unidad de España y las informaciones sobre el adelanto electoral.

En este escenario, el PP experimenta un retroceso de cinco puntos en la intención de voto respecto a las elecciones de mayo de 2015, pero con el 32,6 por ciento de los sufragios se mantiene como la fuerza más votada en Castilla y León y vuelve al nivel de apoyo que tuvo José María Aznar en 1987 cuando los populares lograron por primera vez la victoria en la Comunidad. Este desgaste le supone la pérdida de entre siete y once procuradores y dejará su representación entre 31 y 35, frente a los 42 actuales.

El PSOE se ve afectado por la crisis catalana y modera su crecimiento en la Comunidad, donde gana un 1,5 por ciento de apoyos hasta el 27,4 por ciento. Los socialistas no son capaces de rentabilizar la fuerte caída de Podemos que se deja cinco puntos de intención de voto, pasando del 12,1 al 7,1 por ciento. Con este resultado, el partido que lidera Luis Tudanca sumarían entre uno y tres nombres a su actual representación y lograrían de 26 a 28, mientras que Podemos perdería 7 de su decena actual y se quedarían únicamente con tres escaños. En el lado de la izquierda, el sondeo pone de manifiesto que IU, que baja un punto en intención de voto hasta el 3,2 por ciento, aún no tiene asegurado su asiento en el Hemiciclo, aunque puede alcanzarlo.

Ciudadanos dará las mayorías

Ciudadanos se configura como la llave más probable del próximo Gobierno. Sus apoyos crecen cinco puntos porcentuales y llega al 15,5 por ciento, aunque este resultado corrige significativamente a la baja los resultados de encuestas precedentes. Esta intención de voto le llevará a duplicar al menos su actual representación en las Cortes y llegar a entre 10 y 13 procuradores, suficientes para dar la mayoría al PP o al PSOE, si se considera la franja alta de la horquila tanto en el caso de los socialistas como la de la formación naranja.

La novedad de este sondeo es la irrupción de Vox en la política autonómica, con el 9,6 por ciento de intención de voto, lo que le situaría como cuarta fuerza en Castilla y León por delante de Podemos. Este resultado le permite lograr seis escaños y, por lo tanto, podría formar grupo parlamentario propio.

Como en periodos electorales anteriores, a medida que se acercan los comicios, los leonesistas de UPL ven reforzados sus apoyos. Según este sonde de Sigma Dos para Ical, estarían en torno al 6 por ciento de los votos en León y, con ello, pueden optar a mantener su actual procurador en esta provincia.