La sombra de la corrupción irrumpe en la recta final de campaña

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. /Efe
El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. / Efe

Casado imprime otro giro a la derecha al evitar las críticas a Vox porque son «exmilitantes» del PP

CECILIA CUERDOSevilla

La sombra de la corrupción política irrumpió este jueves en la recta final de campaña electoral atizando de golpe a uno de los candidatos a la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla. El mismo día que el expresidente andaluz enjuiciado en el 'caso de los ERE', José Antonio Griñán, comparecía en el Senado en la comisión de financiación de los partidos, el líder del PP anunció una querella por falso testimonio contra el exalcalde de la localidad madrileña de Boadilla del Monte condenado por la 'trama Gürtel'. Arturo González Panero, 'El Albondiguilla', afirmó el miércoles que el candidato popular conocía las presiones de Luis Bárcenas para adjudicar obras.

En su declaración en la Audiencia Nacional ante el juez que investiga la supuesta 'caja B' del PP, González Panero, confesó que siendo Moreno secretario de Política Local del partido, fue a quejarse en 2005 de las maniobras del entonces tesorero para alterar las listas electorales y sus presiones para contratar a empresas afines al PP. Según el exalcalde, el ahora candidato no hizo nada más allá de darle las gracias y asegurar que lo tendrían en cuenta. El cabeza de lista popular atribuyó estas declaraciones a un intento de «hacer ruido» durante la campaña con un «burdo comentario», pero el resto de partidos no han dudado en pedir explicaciones.

La más contundente fue la candidata socialista. Susana Díaz tiró de ironía para subrayar que Moreno Bonilla, «con la que ha dado con la corrupción», ya podría «tener la misma contundencia en su ámbito». La presidenta andaluza cargó después con quienes quisieron «aprovecharse, atacando a gente a la que no han podido ni señalar» porque su gestión está limpia de cualquier sospecha. «A nosotros -aseguró-nos han mirado por arriba y por abajo, y no han encontrado nada porque no había nada».

También Albert Rivera atacó el flanco abierto al PP por unas acusaciones que tildó de «graves» y que le permitieron recuperar el mensaje de que el «bipartidismo está podrido con la corrupción». Añadió que son ya muchos los que no confían en el PSOE y en el PP porque «creen que están más pendientes de los juzgados y de las tramas de corrupción que de gobernar» Andalucía o España. «Si en el PP no hubiera ningún caso de corrupción, yo diría que a lo mejor no tiene razón el señor 'Albondiguilla', pero la realidad es que tiene cincuenta y tantos casos pendientes de corrupción en los tribunales y el PSOE está con un ojo en las urnas y con el otro en la sentencia de los ERE», afirmó el presidente de Ciudadanos.

Pactos

A tres días de las elecciones, los partidos continuaron la campaña con las alusiones a los posibles pactos que permitan gobernar después del domingo. La candidata socialista reiteró su preocupación por que tanto PP como Ciudadanos hayan «blanqueado» a la ultraderecha de VOX. «Cualquier cosa con tal de ir contra el PSOE», afeó Díaz, quien aprovechó para responder al expresidente del Gobierno José María Aznar, quien aseguró que a día de hoy no se puede decir que la dirección del PSOE sea una fuerza constitucionalista. «Es el padre de esa triple alianza que ahora estoy viendo aquí», zanjó, «el que decía que Santiago Abascal -el líder de VOx- era un buen tipo y que le suena bien lo que decía».

El candidato de Ciudadanos, Juan Marín, negó la mayor y aseguró que su partido «no ha tenido ningún contacto con ninguna fuerza política, ni parlamentaria ni extraparlamentaria», emplazando a que sea Díaz quien hable de su posible acuerdo con Podemos para mantenerse en la Junta.

Un argumento empleado también en el PP por Pablo Casado, quien además justificó que no se descarte pactar con VOX ni se ataque a esta formación porque en ella se encuentran sus exmilitantes. «No puedo criticar a mi exvotante. Tengo que explicarle que en el anterior Gobierno hicimos lo urgente antes que lo importante». «Eso hago en Andalucía, intentar enamorar a ese votante», remachó.

 

Fotos