EE UU se queda solo ante la OPEP y Rusia para pedir más petróleo

Buques de grúa operan en el refugio de tifones de Yau Ma Tei, en Hong Kong. /Jerome Favre (Efe)
Buques de grúa operan en el refugio de tifones de Yau Ma Tei, en Hong Kong. / Jerome Favre (Efe)

El cártel achaca a los problemas de Irán las últimas subidas de precios aunque ve un barril a 80 dólares «favorable» para todos

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Los principales países productores de petróleo del mundo no aumentarán su oferta de crudo en el mercado, al menos a corto plazo, pese a la insistencia de Donald Trump. El presidente de EE UU conminó este domingo, vía Twitter, al «monopolio de la OPEP» a «bajar sus precios ahora», pero la respuesta del cártel fue negativa al «no existir acuerdo» entre la mayoría de los socios.

No obstante, el ministro saudí de Energía, Jaled al Falah, abrió la puerta a sí hacerlo en el futuro tras la cumbre mantenida este fin de semana en Argel. «Seguiremos vigilando de cerca» el equilibrio entre oferta y demanda para «responder de modo adecuado en el momento adecuado». Aquí dio gran importancia a las previsiones que maneja la organización -estima que de aquí a 2023 la oferta mundial de hidrocarburos crecerá un 14%-, si bien se mostró favorable a «evitar situaciones que pongan nerviosos a los países consumidores».

Se prolonga en cualquier caso la estrategia aprobada a finales de 2016 por una veintena de países productores, comprometidos a reducir su oferta para encarecer el precio del crudo tras los descensos de años anteriores. Oficialmente ya no la recortan -solo lo hace Irán, el tercer mayor productor de la OPEP, y lo achaca a las sanciones de EE UU a sus exportaciones-, pero tampoco suben.

Por eso Trump les ha conminando a hacerlo para reemplazar la aportación iraní. «Los países de Oriente Medio no estarían seguros mucho tiempo sin nosotros –amenazó de forma velada– y, sin embargo, continúan presionando por precios del petróleo cada vez más altos». «Nos acordaremos de eso», les avisó.

Un crudo más fuerte

A finales de junio, Arabia Saudí y Rusia propusieron modificar las cuotas -ambos son los mayores productores del mundo, aunque en junio y agosto EE UU les superó por vez primera desde 1999-, pero sin mucho entusiasmo. Y es que para Al Falah un barril de crudo a 80 dólares (el de clase Brent, referente para Europa, ronda ahora los 79 dólares y el Texas los 71) es «favorable a productores y consumidores», aunque las últimas estimaciones de JP Morgan apuntan un precio de 90 por el recorte de Irán.

A dos décadas vista, la OPEP ve un petróleo fuerte en el 'mix' energético –aportará todavía el 28% del consumo mundial en 2040– y con mayor demanda –casi un 15% más, con un incremento diario de 14,5 millones de barriles–. Eso sí, los mejores clientes de los países productores serán las economías emergentes, sobre todo China e India, que necesitarán 22,2 millones de barriles más por jornada según los cálculos del cártel, mientras las economías más desarrolladas (OCDE) reducirán su uso en casi nueve millones de barriles al día.

 

Fotos