La justicia suspende los viajes del Imserso al recurrirse sus precios

Varios jubilados hacen cola ante una agencia de viajes. /R. C.
Varios jubilados hacen cola ante una agencia de viajes. / R. C.

La campaña debería empezar en septiembre, pero los hoteleros denunciaron que la cifras de los pliegos les harían «incurrir en pérdidas»

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Si es usted pensionista y ya estaba planificando sus viajes para la próxima temporada de vacaciones del Imserso, tenga paciencia porque la justicia ha suspendido el proceso de licitación de manera provisional. En juego está la próxima campaña de desplazamientos turísticos para la tercera edad subvencionada por la Seguridad Social, que contaba con un presupuesto inicial de 1.142 millones de euros sin el IVA.

El litigio comenzó por un recurso que la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) presentó el día 7 -incluida la petición de medidas cautelares, ahora aceptadas por los tribunales administrativos-, al estimar que las condiciones de los pliegos del concurso público incluían rebajas de entre un 8% y un 10% «por debajo de los precios de mercado». En concreto, reclamaban que se situarán, al menos, «en el entorno» de los 25 euros por persona y día –en las condiciones no pasan de 22,5 euros– pues, de lo contrario, «incurrirán en pérdidas» para evitar perjudicar la calidad de los servicios. UGT y CC OO, sin embargo, sostienen que la horquilla llega a 42 euros, pero la patronal lo tacha de «falso».

«El Estado hace un negocio redondo» con los paquetes vacacionales del Imserso, se quejaba la patronal hotelera en un reciente informe donde exponían que «por cada euro que invierte recupera 1,5 euros». Lo hace a través de las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores de las empresas turísticas que participan en esas campañas, el IRPF retenido, el IVA consumido por los propios pensionistas e incluso las prestaciones por desempleo ahorradas en empleados del sector que, de otra forma, estarían en el paro durante la temporada baja.

900.000 afectados

Las y las estancias, mientras que los jubilados que se benefician de los viajes costean el resto a precios asequibles. Se preveía que 900.000 pensionistas pudieran participar en la , que iba a . Se dividía en tres lotes: costa insular, turismo en zonas de costa peninsular y turismo de interior y procedencia europea.

Tres grupos –uno liderado por Iberia y Alsa, otro con Globalia y Barceló, y el tercero de Logitravelpresentaron ofertas para los contratos de la campaña 2019-2020, prorrogables por otras dos más y con más de 360 hoteles participantes. El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC), dependiente de Ministerio de Hacienda, prevé tomar una decisión en aproximadamente un mes, aunque luego cabría la posibilidad de acudir a la vía ordinaria (en este caso, la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional) e incluso solicitar una nueva suspensión de los concursos que, de ser concedida, podría retrasar varios meses las vacaciones.

Mayor competencia

Precisamente hace un mes la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó un informe donde criticaba la falta de competencia en el reparto del programa de viajes del Imserso, al constatar que desde la campaña 1998-1999 un único operador ha resultado adjudicatario de ese concurso «de manera sucesiva». En concreto, una unión temporal de empresas (UTE) integrada por Halcón Viajes, Viajes Barceló, Viajes Iberia y Viajes Marsans.

Además de demandar medidas para favorecer una «mayor concurrencia» en próximas convocatorias, los responsables de Competencia pedían a la Administración que hiciera una «evaluación »ex ante« y »ex post« de todo el proceso. Esto, señalaban, implicaría realizar «estudios rigurosos de mercado» tanto de la demanda como de la oferta con el fin de «maximizar la eficiencia económica».